Trabajadores de la Salud cortaron el Puente Pueyrredón

Escribe Patricia Flores

Tiempo de lectura: 2 minutos

Personal de enfermería de CABA y provincia de Buenos Aires autoconvocado cortó el viernes pasado el Puente Pueyrredón para hacer oír sus reclamos de mejoras en las condiciones de trabajo y mejores salarios.

Durante las primeras horas de la mañana, enfermeros y enfermeras se dieron cita en el bingo de la bajada del puente Pueyrredón, del lado de Avellaneda, para reclamar por el abandono por parte del Estado de las familias de sus compañeros fallecidos. Más de 500 trabajadores de la salud fallecieron a raíz de la pandemia, y exigen el pago de una pensión igual al salario en actividad. El salario es, por otro lado, uno de los reclamos fundamentales del personal de enfermería, ya que con ingresos cercanos a los 40 mil pesos, son condenados a recurrir al pluriempleo para poder subsistir. Esto acarrea un agotamiento físico y mental porque, como ellos mismo explican, los medios y el Estado silencian el resto de las enfermedades como si fuese solamente el COVID lo que se debe combatir en un hospital. El reclamo salarial es la base del problema, ya que se encuentra en niveles de indigencia. La pandemia ha puesto más en evidencia el grado de precarización del trabajo sanitario pero también el desprecio por los trabajadores de parte del estado. Por eso están renunciando trabajadores, como se ha visto en el Durand o Pirovano. Piden el pase a planta de todos los contratados. El reclamo del reconocimiento de enfermería como disciplina profesional es más sentido que nunca para los compañeros.

Durante el corte, Analía, enfermera del Borda, nos dice que “el mayor enemigo de los trabajadores es la burocracia sindical que se encuentra dentro de los mismos hospitales, porque junto a los gobiernos tanto de Rodríguez Larreta como de Kicillof, firmaron acuerdos de paritarias a la baja, y los garantizan apretando a los trabajadores críticos o que se quieren organizar para luchar”. Buscan evitar que nos movilicemos y premian a los que no lo hacen, jugando con la necesidad de los trabajadores. La burocracia, sin embargo, no actúa sola. Entre las diferentes demandas que se llevaron adelante -sumado a la mejora salarial- se denunció los atropellos y la violencia institucional dentro de los centros de salud. y el pase a planta permanente de todos los trabajadores de la salud, sobre todo considerando el contexto en el que se encuentran desde un años y medio.

Los enfermeros y enfermeras resistieron los empujes, forcejeos y gas pimienta de la prefectura que durante tres horas intentaron sacar del puente a los trabajadores. Intentaron llevarse detenida a una compañera pero la solidaridad de los compañeros lo impidió. Necesitamos fortaleceremos con asambleas en cada hospital y coordinadoras inter hospitalarias para trazar un plan de lucha. Si el presente es lucha, el futuro es nuestro.

Suscribite a Política Obrera