Paritaria de Camioneros: no recupera lo perdido y arranca debajo de la inflación

Escribe Fabián Pacheco

Tiempo de lectura: 3 minutos

El viernes pasado, la conducción de Camioneros anunció el cierre de las paritarias 2021 con las tres cámaras patronales del sector del transporte de cargas y logística – FAETyL, CATAC y FADEEAC. El acuerdo establece un aumento del 45% en tres cuotas: 20% en julio, 12,5 % en noviembre y 12,5% en marzo de 2022, con una cláusula de revisión fijada para la segunda quincena de febrero del mismo año.

Rápidamente, y antes de la rúbrica del Ministerio de Trabajo, los Moyano salieron a batir el parche anunciando que se había llegado a un “acuerdo histórico”, intentando darle un carácter épico a un 45% que lejos está de tenerlo. Si bien el acuerdo se ubica como uno de los porcentajes altos de las negociaciones paritarias hasta la fecha, la realidad es que se trata, por un lado, de un acuerdo que cierra nuevamente por debajo de la inflación proyectada para este año -cercana al 50%- y por el otro, más importante aún, quedó muy lejos de recuperar la pérdida brutal que sufrida por los trabajadores del gremio con la paritaria del año pasado (30% en cuatro cuotas / 25% real), en las que el salario quedó 22 puntos por debajo de la inflación. Además, el acuerdo de este año se pagará nuevamente en cuotas no acumulativas, lo que producirá una nueva perdida de entre el 7 y el 10%, a causa de la inflación.

Otro aspecto del problema es el bono. En el acta no se dice al respecto, pero seguramente se discutirá a fin de año y hace a la cuestión salarial. Como ya es costumbre, se paga en cómodas cuotas, la primera en febrero del año siguiente -a cobrar en marzo- y extendiéndose hasta mediados de ese año. De este modo, el bono dejó de ser “de fin de año" para convertirse, en los hechos, en sumas fijas en negro que las patronales acuerdan sin mucha resistencia , ya que no pagan aportes ni cargas sociales, que si pagarían si fuera un aumento al básico. Por su parte, la burocracia lo utiliza como un paliativo para encubrir las paritarias a la baja que cierra año tras año. El resultado de esto son básicos cada vez mas bajos, que a su vez achican la base de negociación paritaria año tras año y como consecuencia, una dependencia cada vez mayor de las sumas fijas (bono de fin de año); los Moyano son plenamente concientes de esto, por eso frente a cada negociación salen a aclarar que el bono “es un derecho adquirido"; al disimular la pérdida salarial, intentan utilizarla como un mecanismo de contención para parar la bronca.

Desde el aspecto político, el moyanismo agita el acuerdo paritario “histórico" de cara a la interna de la CGT de la cual quiere tomar las riendas y también frente al armado de la interna del PJ; justamente en los últimos meses, Moyano activó su aparato partidario dentro del PJ (Partido de la Cultura, la Educación y el Trabajo), el cual está directamente ligado al aparato del gremio y a los delegados más afines a la burocracia. Un acuerdo similar al del año pasado hubiera minado por la base a su propia tropa.

El año pasado (año no electoral), y en el apogeo de la pandemia Moyano aprovechó para mostrar a las patronales y al gobierno que es un hombre digno de confianza. Es así que en ningún rincón del país, la dirección del gremio cuestionó la esencialidad de las actividades que expusieron, y lo siguen haciendo, a decenas de miles de trabajadores camioneros. Los trabajadores de alto riesgo quedaron librados a su suerte, cobrando durante las licencias, sueldos al 65% en la mayoría de los casos. Los secretarios de seccional bajaban línea a los delegados para que los trabajadores “se pongan la patria al hombro", militando la presencialidad laboral indiscriminada.

Por si no bastara con esto y la paritaria del año pasado, que significó una verdadera rebaja salarial, Hugo Moyano llegó al punto de encabezar una comitiva de empresarios de transporte en una reunión con Alberto Fernández para reclamar ¡beneficios impositivos para las patronales!

Como se ve, el “acuerdo histórico" que agita la burocracia de Camioneros no resiste el archivo ni de la historia más reciente.

Suscribite a Política Obrera