Los trabajadores de Cereal 3 Arroyos se movilizan por sus reclamos

Escribe Pablo Busch

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores de la Cerealera 3 Arroyos de Pilar se movilizaron al Municipio de Pilar en reclamo de continuidad laboral, sus indemnizaciones y los salarios adeudados de 18 meses. El reclamo está dirigido al Intendente del Frente de Todos, Fernando Achaval, que recorriera la planta, llevado por la conducción del Sindicato de Alimentación, prometiendo soluciones durante la última campaña electoral junto al actual presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

"Un conflicto privado"

El intendente municipal, que derrotó al candidato de Cambiemos Nicolás Ducote, se negó ahora a recibir a los trabajadores argumentando que sería un conflicto entre privados. Es la misma línea que se venía sosteniendo desde la Directiva del Sindicato de Alimentación bonaerense: canalizar el reclamo en el Ministerio de Trabajo y recluir a los trabajadores a aislarse en la Planta del Parque Industrial de Pilar.

Los trabajadores se movilizaron porque sacaron la conclusión política correcta de la situación: frente a un empresario en quiebra, hay que exigirle respuestas al poder político. Más aún si vienen de prometerlas.

El "a fasón" y la cooperativa no son salidas

Durante los últimos 18 meses los trabajadores ocuparon la planta ante la deserción del dueño, Fernando Sansuste, trabajando a fasón para terceros; se hicieron cargo de pagar los servicios de la fábrica, de administrarla, etc., pero cobrando salarios de 2000$ por semana. Además, los vínculos entre los terceros y el dueño anterior son cada vez más claros.

Frente al anuncio de la movilización al Municipio, discutida en varias reuniones entre los trabajadores, el Sindicato y el Municipio convocaron a los trabajadores para proponerles poner en pie ¡una cooperativa! Se trata de trabajadores endeudados a más no poder después de largos semestres de no cobrar, ¿De dónde saldría el capital inicial? Los trabajadores rechazaron la propuesta, cuyo único objetivo era desmovilizar y volverlos a confinar a un conflicto privado.

Se abre una perspectiva de lucha

La movilización de los trabajadores repercutió en los medios de Pilar. El gobierno amaga con recibirlos, pero dicen que la agenda de Achaval está sobrecargada. Prioridades son prioridades. Los trabajadores volverán a movilizarse la semana próxima con un planteo de que el municipio se haga cargo del salario de los trabajadores hasta que la planta se reactive.

Mientras los alimenticios de Pilar se movilizaban, los trabajadores de Lipo paraban completamente la planta de Lanús por el pago de los salarios, se lograban reincorporaciones en Arcor San Luis y se prepara una nueva ronda de luchas en Cresta Roja. Un contraste cada vez mayor con la pasividad del STIA que, además de dejar pasar los despidos a diestra y siniestra, observa mansamente como se congela la revisión paritaria.

Suscribite a Política Obrera