Neuquén: los trabajadores de la salud vuelven a la lucha

Escribe El Be

Por salario y condiciones de trabajo.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El anuncio, de parte de la directiva de ATE Neuquén, de la convocatoria del gobierno provincial para discutir salarios en febrero del año que viene, avivó las llamas de la lucha de los trabajadores de la salud. El congelamiento salarial en todo el 2020 que nunca fue recuperado, ni siquiera con la gran lucha de mediados de este año. Hubo un paro autoconvocado con movilización a la Casa de la Gobernación el pasado jueves 9, con un pliego de reivindicaciones que excedieron el marco salarial.

El jefe de ATE, Carlos Quintriqueo, aseguró en los medios de comunicación provinciales que el sindicato no va a solicitar ni un bono de fin de año ni una suma especial para diciembre debido a que optaron por esperar a la negociación salarial del 2022. En un cuadro inflacionario como el actual, cuando muchos gremios se encuentran discutiendo bonos de fin de año o sumas compensatorias, los trabajadores de la salud de Neuquén se enteraron por los medios que su sindicato no realizará ningún reclamo por el salario.

Según un estudio de la Fundación Mediterránea, la provincia de Neuquén, junto a Mendoza, Salta y Jujuy, fueron las más afectadas por la caída del salario frente a la inflación en el último año. El congelamiento salarial del 2020 significó para los trabajadores de la salud una pérdida del poder adquisitivo del salario de al rededor del 40%. Esta fuerte caída del salario real sólo pudo ser amortiguada por la enorme lucha de la rebelión de la salud de abril de este año, que rechazó el aumento del 12% y conquistó uno por encima del 50%. El aumento, sin embargo, fue devorado por la inflación de este año. A esto se le suma el vaciamiento del sistema de salud provincial, que se traduce en la falta de personal e insumos, mientras el gobierno se jacta de batir récords históricos de la producción petrolera en Vaca Muerta.

La medida de lucha fue debatida y votada en asambleas autoconvocadas. Los trabajadores reclaman doble aguinaldo, el adelantamiento de la paritaria para diciembre, el aumento de las asignaciones familiares, el pase a planta del personal tercerizado y precarizado de la salud y el aumento de las partidas presupuestarias para la salud.

La lucha de los trabajadores de salud venía acicateada desde el mes pasado por el cajoneo de la ley de carrera profesional que plantea regular las condiciones laborales de los trabajadores de Salud por fuera del convenio colectivo de trabajo de los empleados públicos. Esto motivó asambleas, manifestaciones y paros en las últimas semanas de noviembre, lo que obligó a recular a los funcionarios gubernamentales.

La lucha de los autoconvocados de la salud de Neuquén entra en una nueva etapa. Mientras tanto, distintos sectores de la provincia se encuentran en movimiento. Por estas fechas se encuentran también movilizados los trabajadores judiciales de la provincia por la recomposición salarial, en el marco de un paro de 48 horas. Hace dos meses, la burocracia perdió la seccional de Aten a manos de una lista que agrupa fuerzas de izquierda e independientes. En el Hospital Castro Rendón, una lista de los autoconvocados disputará la Junta Interna a la burocracia sindical. Se incuba una nueva etapa de grandes luchas.

Suscribite a Política Obrera