Cuatro motivos para luchar por mi reincorporación a diario “El Chubut”

Escribe Iván Marín

Tiempo de lectura: 4 minutos

Algunos activistas me ha consultado por qué lucho por mi reincorporación al diario “El Chubut” si el medio no solo es prominero, sino que también en el último tiempo su línea editorial es desembozadamente reaccionaria, es decir, es la voz cantante del régimen político contra los trabajadores y el pueblo. Estos mismos compañeros tampoco entienden por qué lucho por la reinstalación siendo que hace varios años vengo denunciando públicamente acoso laboral y discriminación de la patronal por defender mis posiciones políticas e ideológicas. Salta a la vista que los compañeros en cuestión no tienen una perspectiva clasista del asunto y esto los lleva incluso, en algunos casos, a identificar la línea editorial del medio, es decir los intereses de la patronal, con el de sus trabajadores. La inquietud merece una respuesta, por respeto a estos compañeros y porque además nos permite desarrollar la importancia de la campaña.

  1. El despido es primero que nada un ataque a los protagonistas del Chubutazo, que se enmarca en una orientación revanchista del régimen político contra quienes participaron de la mayor rebelión popular de la historia en la provincia. Por eso está íntimamente ligado a la cacería que se desarrolló tras la derogación de la zonificación minera y las causas armadas contra 4 compañeros en Trelew -entre ellos un dirigente del MTE- a los que se detuvo y luego se liberó aunque el proceso continúa. Lo mismo ocurre con las investigaciones en Rawson por la quema de edificios públicos. Hasta el momento no se conoce ninguna actuación contra la policía de Chubut y sus responsables políticos por las feroces represiones que desataron los primeros cuatros días del Chubutazo.
  2. En consonancia con lo anterior, asistimos a un duro embate del régimen minero contra la libertad de opinión, que no por ser formal deja de ser un derecho a defender con uñas y dientes. Los medios de comunicación tradicionales del establishment provincial han alertado con inusitado énfasis en que el ataque popular a diario “El Chubut” debe ser tomado como un ataque a la libertad de expresión, que en este caso no es más que la libertad de empresa. Estas empresas de comunicación basan su existencia en la pauta oficial del Estado y de las grandes multinacionales, por lo que su línea editorial se reduce a ser meramente vocera de estos sectores. Para el caso en particular de la megaminería, no solo alcanza con comparar la enorme diferencia de caracteres a favor del lobby minero en contraposición a la del pueblo movilizado contra estos proyectos, que es abrumadora mayoría en la provincia, sino que también se expresa en la imposibilidad de los propios trabajadores de los medios citados para poder desarrollar sus posiciones con libertad cuando no coinciden con los de la patronal. Detrás de esta supuesta defensa de la libertad de expresión, se esconde un régimen de censura que debe ser combatido sin tutía.
  3. En el conglomerado Trelew-Rawson se registra una tasa de ocupación de tan solo el 41,8%, según un informe vertido por el INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos) para el tercer trimestre del año pasado. A su vez, el 45% de la población económicamente activa se encuentra con problemas de empleo: 8,5% desocupados; 16,1% ocupados demandantes de empleo; 11,2 subocupados y 9,2% subocupados demandantes de empleo. Desde finales de 2016 y comienzos de 2017 el cierre de fábricas y los despidos en el ámbito privado pegaron un salto, con ejemplos como el de los cierres de Cerámica San Lorenzo en Puerto Madryn, la histórica embotelladora Pepsi en Trelew y la profundización del desmantelamiento del parque industrial en esta última ciudad. A eso se suma el congelamiento de los sueldos estatales hace 2 años. En la mayoría de estos casos, y en especial en el ámbito privado, los trabajadores tuvieron que vérselas no solo contra sus patronales sino también con conducciones sindicales que entregaron las luchas. En ese contexto se da mi despido, en el cual la conducción del SITPRENCH (Sindicato de Trabajadores de Prensa del Noreste del Chubut) no se ha expresado hasta el momento, es decir que con su silencio cómplice juega a favor de la familia Sáez, dueña del diario. La lucha por mi reincorporación tendrá que enfrentar a todo este régimen antiobrero conformador por patronales, burocracias sindicales y el propio Estado, de ahí también su importancia. Pretenden que engrose las filas de desocupados de la región para seguir disciplinando las filas obreras. En este escenario, lograr la reincorporación implicará una señal al conjunto de los trabajadores de la zona y reactualizará la necesidad de recuperar los sindicatos.
  4. Desde Política Obrera intentaremos poner la campaña por mi reincorporación al servicio de seguir desarrollando el Chubutazo, es decir, exigiremos el desprocesamiento de los luchadores sociales y el tratamiento y aprobación de la Iniciativa Popular contra la megaminería. Y, sobre todo, agitaremos la necesidad de congresos obreros y asambleas populares para deliberar un plan de lucha con el activismo primero, que tenga por objetivo llegarle al conjunto de trabajadores ocupados y desocupados y de los oprimidos, con la perspectiva de enfrentar la orientación ajustadora del gobierno provincial y nacional. La rebelión popular de diciembre ha sido, de alguna manera, la primera expresión de resistencia a las negociaciones con el FMI, pues el gobierno busca acelerar los acuerdos poniendo a disposición de los grandes pulpos internacionales nuestros recursos naturales. Se pondrá sobre la mesa una vez más, la necesidad de resistir las consecuencias de la devaluación del peso que se prepara, los tarifazos y las contrarreformas laborales y previsionales. La experiencia ganada en la provincia en estos más de 4 años de lucha tiene que ponerse al servicio de esa resistencia, por lo que se hace imperioso, en la actual etapa, reorganizar a ese activismo e impulsar la coordinación de las luchas.

LEER MÁS

Todos por la reincorporación de Iván Marín al diario El Chubut