Balance de las elecciones en Suteba Bahía Blanca

Escribe Emiliano Fabris

Importante debut de la Naranja.

Tiempo de lectura: 3 minutos

En las elecciones en el Suteba Bahía Blanca votó sólo un 40% del padrón. Fue la participación más baja desde su recuperación en el 2003. Con respecto a 2017 votaron 320 docentes menos. Ya se habían desafiliado previamente un número similar. En este cuadro, la lista Multicolor hegemonizada por la Granate (Gandolfo) con una presencia minoritaria de las agrupaciones docentes del FITU, retuvo la conducción con 431 votos (58,6%). Este resultado significa, sin embargo, una pérdida neta de 441 votos, exactamente la mitad, con respecto al 2017 y más aún con respecto a 2013. La elección refleja un cuadro avanzado de vaciamiento del sindicato. Entre el abstencionismo y la enorme pérdida de votos, la Granate obtiene una victoria pírrica.

La Granate, que conduce la seccional en soledad desde 2006, no presentó en las elecciones ningún balance, perspectivas ni programa, lo que expresa una adaptación a la presente crisis salarial, laboral, social y educativa sin precedentes. El oficialismo de la seccional fue opositor a las huelgas por el salario y contra la presencialidad en pandemia que la docencia votaba en asambleas de base. Se ha abierto una brecha significativa entre una combativa base docente y la conducción que emergió de ese proceso. La Granate desenvolvió y desenvuelve una orientación faccional hacia el resto de los sectores combativos, que una vez más tuvieron lugar con la exclusión burocrática de Tribuna Tendencia de la lista Multicolor seccional, esta vez avalada por las corrientes del FITU quienes en forma fraudulenta llamaron a votar por un “Suteba plural”.

De un modo general, desde 2006, la Granate avanzó en una política opositora a desenvolver una organización sindical y política independiente para la docencia, plasmada en su permanente distanciamiento de los plenarios provinciales de delegados de las seccionales Multicolor, contraponiendo acciones varias con la burocracia sindical, a la cual le reserva la potestad exclusiva de convocar a una huelga y, eventualmente, cualquier acción de envergadura de la clase obrera. La independencia política de la clase obrera, de los gobiernos y las patronales, es un acto de declamación entre este grupo.

Por su parte, la lista Celeste obtuvo 197 votos (26,8%), conservando el caudal de votos de 2017 aunque sobre la base de su aparato, ya que boicotea todas las resoluciones de lucha de las asambleas de la seccional.

Nuestra campaña y votación

La lista Naranja (Tribuna Tendencia) +Independientes obtuvo en su debut 108 votos (14,7%), obteniendo un congresal titular. La Naranja participó, luego de la expulsión propiciada por la Granate, con boleta corta, ya que la Junta Electoral Provincial rechazó la posibilidad de pegar nuestra boleta a la Multicolor provincial, que integramos y llamamos a votar contra la burocracia de Baradel. Nuestra propuesta de apelar esta arbitraria decisión no fue respaldada por el resto de las corrientes de la Multicolor. Llegamos a fiscalizar prácticamente el total de las mesas.

La lista agrupó a importantes activistas con los cuales se desenvolvió una autoconvocatoria docente para defender la salud y la vida bajo la etapa más cruda de la pandemia -una clara carta de presentación- ante la permisividad completa de la Granate y el FITU. Fue la única lista que, a pata y pulmón, presentó un programa de lucha contra la burocracia, por el salario, la democracia sindical y la unidad de la clase trabajadora ante la profunda crisis social que atravesamos. Repartimos 2.000 volantes en casi la totalidad de las escuelas bahienses. En la campaña y luego con la votación, registramos la búsqueda de un considerable sector de la docencia por recuperar ese camino ante el conservadurismo y accionar burocrático de la conducción.

Tenemos por delante profundizar una organización clasista de la docencia en Suteba Bahía Blanca para enfrentar el impasse en el que se encuentra e impulsar una lucha común con el resto de la clase obrera que hoy gana las calles ante los ataques al salario, la desocupación y precarización laboral.