La Matanza: las escuelas se movilizaron al consejo escolar

Escribe Domingo De Cristofaro

Tiempo de lectura: 2 minutos

El miércoles 8, una movilización de unas 600 personas, entre docentes, familias y alumnos, acompañados por delegados de la lista Multicolor, se reunió frente al Consejo Escolar del distrito para reclamar por el arreglo e instalación de estufas -reclamo principal, dadas las bajas temperaturas-, la construcción de aulas y escuelas y un sinnúmero de reclamos de infraestructura. La movilización estuvo precedida por otras que, prácticamente a diario y de manera autoconvocada, se realizaron en el curso de la semana anterior y en lo que va de la presente.

Hay un registro, en La Matanza, de más de doscientas escuelas sin calefacción, ya sea por falta de estufas, mal funcionamiento de las mismas o problemas con el gas, además de problemas edilicios que se vienen arrastrando desde hace tiempo. Esto habla claramente del derrumbe de un régimen que es incapaz de garantizar condiciones mínimas, en las escuelas, para desarrollar las tareas de enseñanza y aprendizaje.

Grandes fueron la sorpresa y la bronca cuando, al llegar al lugar, nos encontramos con un fuerte operativo policial convocado por las autoridades del consejo, que impidió el ingreso de los representantes de cada escuela. La negativa a atenderlos se mantuvo, a pesar del insistente reclamo por mantener una reunión.

La fraudulenta dirección Celeste del sindicato, que se había mantenido ajena a esta lucha, organizó una convocatoria al Consejo, a las apuradas y entre gallos y medianoche, en vista de que las autoconvocatorias de las escuelas les estaban pasando por arriba. La burocracia se hizo presente una hora más tarde, con la pretensión de ser la única representación docente ante las autoridades del consejo. Su intención era presentar un “petitorio de las escuelas" y retirarse sin más, dejando fuera a docentes y delegaciones de padres que habían hecho un gran esfuerzo para movilizarse hasta allí para reclamar y llevar una respuesta concreta a sus escuelas. Este intento de convertir el genuino reclamo en un mero reclamo administrativo fue rechazado de plano y se redobló la exigencia de que familias y docentes fuesen recibidos o, en su defecto, que las autoridades bajaran a dialogar. La Celeste, luego de transcurrida una hora, se retiró del lugar.

Finalmente, y ante la persistente negativa de las autoridades, se hizo entrega de la documentación que llevaba cada escuela y se llevó a cabo una radio abierta.

Fue una jornada de lucha intensa que dejó la convicción de que la docencia y la comunidad educativa deben reforzar este camino de asambleas en las escuelas y movilizaciones, como herramientas para derrotar el ajuste que pretenden imponer sobre los trabajadores y lograr la satisfacción de todos los reclamos planteados.

Suscribite a Política Obrera