Paro en Bimbo

Escribe María L.

Reclamo por condiciones de trabajo.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores de Bimbo, planta Victoria, enmarcados dentro del gremio pastelero, le han asestado un golpe a la patronal multinacional mexicana: el miércoles 25, una asamblea general de los turnos mañana y tarde votó de forma unánime ir al paro ante el peligro de contagio de Coronavirus y reclamar medidas de seguridad.

Es que el sector alimenticio en su conjunto está atravesando una discusión clave: cuáles son los alimentos de primera necesidad que son esenciales en tiempos de pandemia.

En Bimbo Victoria conviven los gremios de panaderos y alimentación, encargados de la producción de pan, y el gremio pastelero que fabrica medialunas y facturas congeladas, que en el último tiempo serían destinadas… ¡a la exportación!. Las patronales de la alimentación aducen que estos productos son esenciales en términos de ‘esparcimiento y dispersión’ en medio de la pandemia, intentando así ocultar su objetivo de sobrestockearse y no ir a perdida en medio de la crisis, a costa de la salud de sus trabajadores y familias.

Los trabajadores de Bimbo tomaron la decisión de parar luego de denunciar la falta de medidas llevadas adelante por la empresa para preservar la salud en la planta: mientras directivos y gerentes hace días gozan de cuarentena en sus casas, los trabajadores son expuestos a estar en las líneas de producción con faltantes de barbijos y alcohol en gel, y sin respetar las distancias mínimas entre personas para evitar el contagio del Covid-19. La patronal ya ha amenazado con descuento de los días de paro y la quita de premios. Aun así el acatamiento al paro por parte de los pasteleros ha sido total: los trabajadores entienden que la cuarentena decretada por el gobierno es sólo una ilusión si en la fábrica no se respetan los protocolos de prevención y luego el virus es llevado a sus hogares donde se encuentran su familias en “aislamiento”.

Esta situación se vive en otras fábricas del cordón industrial de Zona Norte. Mondelez Victoria está atravesando circunstancias similares, ya que la totalidad de su producción está enmarcada en el rubro de golosinas, alimentos totalmente innecesarios en medio de una pandemia. Esta fábrica aún sigue produciendo. Su comisión interna, que responde a la burocracia de la lista verde de Daer, es responsable de la situación. Las bases de Mondelez y otras alimenticias, que presionaron mediante asambleas, expusieron a la burocracia sindical que tuvo que pedir definiciones al ministerio de trabajo para que precise cuáles son las fábricas de producción esencial. Bimbo, ubicada a pocas cuadras de allí, alumbra el camino.

Frente a la ‘viveza’ de las empresas de alimentos, los trabajadores nos ponemos en pie contra la falsa esencialidad, y para reglamentar, dentro de una misma empresa, qué es esencial y qué no.

Toda la solidaridad y el apoyo a los pasteleros de Bimbo Victoria frente a los atropellos de una empresa multinacional que pretende sostenerse en medio de esta crisis en detrimento de las condiciones de vida de los trabajadores.

Por la reducción de la jornada laboral a seis horas, y la implementación de los cuatro turnos por jornada.

Por protocolos de seguridad e higiene discutidos e impuestos por los trabajadores en cada lugar de trabajo.

Compartimos a continuación el link de la declaración de la comisión interna y asamblea general de pasteleros de Bimbo Victoria https://www.facebook.com/trabajadoresdebimbo.sanfernando.3/posts/101044511553566

Suscribite a Política Obrera