Un nuevo paro del Sutna

Escribe Pablo Busch

El gobierno libera importaciones para quebrar la lucha.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El día de ayer y hasta el inicio de la producción del día de hoy, se realizó un nuevo paro total de actividades en las tres fábricas de neumáticos. Es la séptima jornada huelguística en un mes, por el reclamo de una paritaria un 5% por arriba de la inflación y las horas al 200% para los fines de semana. Las medidas comenzaron el 17 de mayo, con un paro de cuatro horas en las tres plantas, y continuaron con seis paros a jornada completa (20 y 26 de mayo, 3, 6, 9 y 16 de junio). El de este martes será el séptimo.

El Ministerio de Trabajo había decretado una conciliación obligatoria al comienzo de las negociaciones y, una vez agotado el plazo legal, convocó a las partes a audiencias de conciliación, que se encuentran en un completo impasse. En las numerosas audiencias que se vienen realizando, las empresas Pirelli, Fate y Bridgestone vienen repitiendo una misma propuesta: un aumento del 66% para el período 2021-2022 y un bono no remunerativo por única vez, equivalente a 8 horas adicionales por domingo trabajado.

Esta propuesta fue rechazada por el Sutna desde la audiencia del 17 de mayo, y es la razón de las medidas de fuerza. El Sutna no se mueve del reclamo y pasó a convocar medidas de fuerza acompañadas de demostraciones; movilizaciones dentro de plantas, piquetes en los accesos y una manifestación al Congreso la semana pasada.

Las medidas de fuerza tuvieron un impacto en la producción automotriz, llegando a que se pare por falta de stock la planta de Nissan Renault en Santa Isabel, Córdoba. El resto de las automotrices sigue produciendo sin faltantes de stock y, según Clarín, han conseguido la autorización para importar sin restricciones debido al conflicto: "uno de esos directivos dijo que el Gobierno comenzó a dar un impulso más ágil a todos los pedidos de importación de neumáticos por parte de las fábricas automotrices. Habitualmente, los neumáticos necesitan de aprobaciones no automáticas, sobre todo aquellos modelos y medidas que se producen en el país. Pero desde hace algunas semanas, desde la Secretaría de Industria están aprobando de inmediato todos los pedidos de importación que hacemos”, señaló el directivo (Clarín 23/6).

Las patronales se juegan a fondo para quebrar el conflicto. La preparación de una huelga general, incluso con ocupaciones de empresas, debería ser trabajada y debatida como la herramienta clave para quebrar la resistencia patronal.