ATR: 22 mil docentes pueden quedar en la calle

Escribe Cristian Cañete

Tiempo de lectura: 1 minuto

Para el próximo jueves 30 de junio está previsto el cierre del programa para el fortalecimiento de la enseñanza +ATR, con el cual se produciría el despido de 22 mil docentes del sistema educativo de la Provincia de Buenos Aires.

Se trata del programa precarizador lanzado por el gobierno de Kicillof, el cual carece de estabilidad laboral, por fuera de los derechos que establece el Estatuto del Docente y con un salario menor al del resto de los docentes. Las tareas que realizan son polifuncionales, incluye visita a los domicilios de los estudiantes, clases de apoyo, y en esta última etapa también clases grupales.

Fue mediante este programa y su complementario Forte, con los cuales el gobierno introdujo las clases de los sábados y durante todo el verano de manera ininterrumpida.

Desde el comienzo del programa +ATR, en septiembre del 2021, hasta la fecha, los docentes ATR han venido organizándose mediante autocovoncatorias, asambleas y han llevado adelante acciones de lucha como piquetes y movilizaciones a la Dirección General de Cultura y Educación. El principal reclamo es obtener la estabilidad laboral, bajo las condiciones del Estatuto del Docente. La burocracia de SUTEBA y del FUDB (Frente de Unidad Docente Bonaerense), que celebró la implementación de estos planes precarios, le ha dado la espalda a los reclamos de los compañeros en todo este período.

La finalización del programa sería un nuevo recorte al presupuesto educativo, un presupuesto que se ha visto reducido en los últimos años a fin de contribuir al pago de la deuda. Para la mayoría de los compañeros ATR, el programa es su única fuente de ingreso, siendo en muchos casos sostenes de familia.

El pasado jueves 16/6 los Sutebas multicolores convocaron a una reunión provincial, en la cual se resolvió una campaña en las redes y el lanzamiento de un petitorio, para ser llevado a La Plata en los próximos días.

Impulsemos asambleas, movilizaciones a las Jefaturas, reuniones y autoconvocatorias para defender los puestos de trabajo y por el pase a planta de los cargos, bajo los derechos del Estatuto del Docente.