Asambleas, deliberación y cortes en Salud

Escribe Maxi S.

Hospitales Ramos Mejía, Fernández, Santojanni, Sarda, Santa Lucía, Garrahan, Argerich, Italiano, Dupuytren.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Una resolución del Gobierno de la Ciudad, fechada el domingo 22, ordena a los directores de los hospitales porteños el traslado de tres enfermeros por hospital para asistir a los argentinos repatriados, confinados en hoteles.

Esta resolución ignora que, tanto en los hospitales públicos como privados, médicos, enfermeros y técnicos denuncian la falta personal, medidas de protección e insumos básicos. No contrata más enfermeros (por convenio), sino que redistribuye en forma arbitraria un personal insuficiente.

“En un informe de 2018 de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) titulado Distribución de la fuerza de trabajo en enfermería en la Región de las Américas reveló que la Argentina posee una de las tasas más bajas de enfermeros por habitante, con 4,24 cada 10 mil personas, sólo por encima de Honduras, República Dominicana y Haití” (Infobae, 27/03/2020).

En este contexto, las proyecciones de infectados que maneja el propio Ministerio de Salud anticipan un desborde del sistema sanitario.

Los trabajadores

En respuesta a esta resolución, el miércoles 25, una asamblea de trabajadores en el hospital Ramos Mejía se pronunció contra del traslado de enfermeros a los hoteles. Denuncia que se oculta la verdadera realidad del hospital. El ministro, quien visitó el hospital el mismo Domingo 22, evitó el encuentro con la mayoría de los trabajadores. Si hubiera hecho su visita en la semana, sin dudas los trabajadores le hubiesen informado lo qué pasa.

La realidad es que en el Ramos como en todos los hospitales, los enfermeros son escasos, como todo el personal en general y los recursos de bio seguridad. Es por esto mismo que hicieron un corte y aplausazo los trabajadores del italiano, denunciando falta de insumos e irregularidades en el triage (detección de casos) que podría prevenir contagios.

En estas horas profesionales del hospital Fernández están pujando por la reducción de la jornada. Enfermeros de distintos hospitales como Sarda, Italiano, Argerich entre otros se encuentran deliberando sobre esta resolución, mientras en el Garrahan, denuncian fuga de jefes y directores de área. No es el único caso, y de esta manera las responsabilidades recaen en los residentes, quienes reunidos en asamblea este último jueves 26 han elevado su reclamo al gobierno de la ciudad por la centralización de todo el sistema de salud, capacitación, protocolos, jornada de 6hs, salario para concurrentes y un salario inicial de 52 mil pesos (salario inicial de profesional de planta) entre otros. En el sanatorio Dupuytren, de San Cristóbal, la comisión interna denuncia al grupo Galeno por no cubrir los protocolos básicos de bio seguridad para poder trabajar.

Han aislado un piso entero en el Hospital Santojanni ya que dio positivo de coronavirus el análisis del hisopado a una enfermera. Los medios, anticipan acciones legales contra esta trabajadora por no haber informado que a contra jornada, la compañera prestaba servicio en el sanatorio privado Anchorena, donde estaba en contacto con pacientes con el virus. Una colega del Santa Lucía comentando las discusiones sobre el decreto y las faltas de condiciones de seguridad, reflexionaba: “los que tienen doble empleo, todos, todos estamos en riesgo permanente. Y encima tener que afrontar un juicio. ¡Esto es una locura! ¿No vamos a hacer nada? No hay nadie que nos diga, mínimamente, qué es lo que podemos hacer. No podemos permitir tanto atropello. Sinceramente, nunca sentí tanto dolor, tanta bronca. Miren que amo mi profesión, pero sentir que, ante esta situación, encima nos pongan el pie en la cabeza, me destruya el alma”

Es que esta es la situación de enfermería. La gran mayoría, en muchos casos sostén de familia, trabajan a doble turno como los maestros, o haciendo módulos (horas extras) en jornadas infinitas para poder llegar a cubrir las necesidades de cada mes. La situación de los enfermeros retrata el conjunto de la situación sanitaria y los riesgos a los que estamos expuestos el conjunto de los trabajadores. Por eso urge el pase a profesional de la carrera, lo que representaría una nueva base salarial, de derechos y una reducción de la jornada.

Una semana ha pasado, y tantos en los hospitales públicos como privados las direcciones hospitalarias siguen obstaculizando y bloqueando las licencias decretadas por el mismo estado como son las de grupo de riesgo o padres con tareas esenciales. Esto responde a que como denuncian los trabajadores del Ramos, los anuncios del Gobierno de una mayor contratación de trabajadores, por ahora son solo anuncios.

Suscribite a Política Obrera