La vida y la seguridad de trabajadores y usuarios de Naturgy están en riesgo

Escribe Carlos Suárez

Tiempo de lectura: 1 minuto

Un nuevo incidente, esta vez en Bella Vista, puso en riesgo la integridad de los trabajadores de Naturgy durante una reparación de emergencia. Ocurrió otro hecho similar a principios del 2020, en Rincón de Milberg, en el que tres compañeros sufrieron heridas graves.

En su momento, la reacción obrera logró que los gremios se reunieran con el Comité de Seguridad de la empresa para imponerle a la patronal las medidas correspondientes. Pero la impunidad con la que se maneja la empresa hizo que se violaran sistemáticamente una y otra vez las normas que protegen a trabajadores y usuarios.

La patronal de Naturgy trata de imponer el uso de abrazaderas para detener fugas, un método precario, ineficaz y, sobre todo, tan inseguro como ´atarlo con alambre´. Hacerlo como corresponde significaría dedicarle un tiempo más prolongado, mayor cantidad de insumos y mano de obra. Aunque esto atentaría contra las ganancias de la empresa, reduciría enormemente las posibilidades de incidentes que ocasionen daños a mobiliarios y personas.

La patronal negrera de Naturgy está en un proceso de achique. Al cierre de sucursales que lleva en los últimos años, se le suman los retiros voluntarios y la tercerización de servicios. Esto se resiente en especial en la parte operativa y de atención al cliente. Ni siquiera cumple con las obligaciones que figuran en los contratos de concesión, y tienen dos millones de usuarios y un amplio sector industrial sin la atención debida, sostenida por el esfuerzo de un plantel cada vez más reducido.

Ante estas condiciones se hace imprescindible impulsar una asamblea general del conjunto de sus trabajadores, con independencia del sindicato al que pertenezcan, para que unifiquemos el reclamo y realicemos medidas de acción directa por normas de trabajo seguras.

Basta de tercerizaciones. A igual trabajo, igual salario. Capacitación permanente en materia de seguridad. Efectivización inmediata de todos los trabajadores tercerizados. Que se reconozca la tarea riesgosa a los trabajadores del sector. Que se reduzcan las horas de trabajo, sin afectar el salario, para que los trabajadores no sufran extenuantes jornadas laborales que los expongan a incidentes que pongan en riesgo su salud y sus vidas.