Catamarca: trabajadores de la salud en lucha por el salario

Escribe Bruno Corzo

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores de los principales centros de salud de la provincia se encuentran movilizados por reivindicaciones salariales y condiciones laborales. También se han desarrollado acciones de lucha en el interior y en las postas sanitarias barriales. El gobernador Jalil ha declarado públicamente que el estado es incapaz de cumplir con los reclamos del sector.

Las primeras acciones de lucha de este proceso comenzaron en el Hospital de Niños de la provincia, cuando personal de pediatría reclamó por la falta de personal para sostener las guardias, contra la confiscación salarial a partir del impuesto a las ganancias, por un piso salarial de 150 mil pesos y una recomposición del 100%, junto a la implementación de ítems específicos para el sector. Organizados en asambleas autoconvocadas, con cartelazos y comunicados, fueron dando estado público a los reclamos. Frente a estos planteos el Gobernador Jalil del FdT, aunque reconoció el atraso salarial, sentenció la imposibilidad del estado de hacer frente a los reclamos de los trabajadores de la salud. En contrapartida, también mediante autoconvocatoria, los trabajadores de la Maternidad provincial se sumaron a los reclamos. En el mismo sentido procedieron los trabajadores del Hospital San Juan Bautista de la capital (hospital interzonal más importante de la provincia) con lo cual todos los centros de salud más importantes de la capital se declararon en estado de asamblea permanente concretando diversas acciones de movilización.

En ese marco se produce la intervención de APROSCA (FEPROSA), se convoca a un paro de 48hs que se cumple la semana pasada y que se extenderá por estos días.

El desarrollo de este proceso de lucha alcanzó un grado de generalización en localidades del interior. Andalgalá, Tinogasta, Fiambalá, Belén son algunas, donde ya se están desenvolviendo medidas de fuerza con idénticos reclamos, a los que se suman reivindicaciones específicas de cada centro de salud. En este mismo sentido actúan los trabajadores de las postas y centros de salud sanitarias barriales.

El proceso de lucha se ha ido radicalizando y tiene como gran protagonista al personal de enfermería que mediante autoconvocatorias y coordinaciones en la capital tomaron las reivindicaciones de aumento salarial del 100% y el salario mínimo de 150 mil y han concretado acciones en las puertas de la Maternidad provincial y en la entrada de la pasada “fiesta del poncho”.

Los precarizados con contratos, becas o planes potenciar son los que sostienen las actividades laborales a resguardo de represalias aunque ya manifestaron su apoyo a la lucha de médicos y enfermeros, con el reclamo de pase a planta permanente.

Frente a este escenario de reclamos y lucha el gobierno que se mostraba completamente intransigente, decidió maniobrar llamando al diálogo, intentando cerrar acuerdos parciales "según las posibilidades del estado", procurando dividir al personal médico, de los trabajadores de enfermería o de aquellos que cumplen tareas generales.

Todo el escenario abre curso a una huelga general de los trabajadores de la salud. Para concretarla es necesario un congreso provincial de delegados electos en asambleas autoconvocadas de todos los centros de salud en lucha.

Solo una lucha a fondo y de conjunto puede efectivamente hacer retroceder al gobierno e imponer los reclamos.