Paro de los docentes de la escuela del sindicato de músicos

Escribe Marcos Cabezaz

Otro capítulo del vaciamiento del SADEM.

Tiempo de lectura: 1 minuto

El plantel docente del Instituto Superior de Música Popular y de la Escuela Popular de Música del SADEM (sindicato de músicos) ha declarado el cese de actividades desde el 6 de junio pasado en respuesta a la falta del pago de sus haberes desde el mes de abril del 2022.

El día 20 del mismo mes la “nueva” directiva de Sadem publicó un comunicado anunciando que “para conocer el estado en que recibía el sindicato fue necesario realizar una auditoría de la rendición de cuentas presentada por la gestión anterior”, que arrojó como resultado “serias irregularidades tanto en el ámbito administrativo cómo el contable”. Afirmó que en consecuencia quedó impedida la operatoria bancaria y agregó un pedido de disculpas justificando que el tema excedía a “esta nueva conducción”, así mismo aceptó la renuncia de Ricardo Vernazza (ex Secretario General y renunciado Vocal Titular 2do) y Pablo Guimera Ríos (ex Tesorero y renunciado Sec. de Prensa y Actas).

Pero “esta nueva conducción” que llegó apenas con 371 votos en un sindicato que afirma tener 25300 afiliados, no tiene nada de nueva, es la misma lista Celeste que bloqueó la participación de la oposición en cada asamblea de memoria y balance llegando a usar “barras” como fuerza de choque, el actual Secretario General de la gestión nueva, Marcelo Levicoy, fue Secretario Gremial de la gestión vieja, la continuidad entre ambas conducciones es evidente y los afiliados no tenemos ninguna explicación sobre las “serias irregularidades” que pretenden dar por reparadas con las renuncias mencionadas.

Tampoco perciben sus haberes muchos músicos que cobran a través del sindicato con el argumento de que las patronales no pagan, pero el sindicato no toma ninguna iniciativa.

La lucha del plantel docente de la Escuela del SAdeM merece la solidaridad de todos los trabajadores y trabajadoras del sector, su victoria es fundamental en la lucha contra el vaciamiento de nuestro sindicato, pongamos en pie asambleas para deliberar cómo nos organizamos por la recuperación de nuestro sindicato y para enfrentar el ajuste que exige el FMI.