Rebelión docente en defensa del salario

Escribe Mariano Hermida

Tiempo de lectura: 3 minutos

La docencia de diez provincias del país se encuentra protagonizando huelgas y movilizaciones crecientes. El principal reclamo tiene que ver con la pérdida salarial que los gobiernos provinciales y las burocracias de los sindicatos firmaron en las paritarias.

En Mendoza, luego de un paro contundente de 48 horas, se ha votado la continuidad de las medidas de fuerza ahora con 72 horas para la semana entrante. La movilización de la semana pasada contó con más de 20.000 trabajadores de la educación y está confluyendo con reclamos de estatales, trabajadores de la salud y municipales. En Santa Fe, la docencia paró masivamente 48 horas y está planteado continuar con las medidas de fuerza la semana que viene. En Formosa, luego de que el gobierno provincial decretara un aumento del 50% en tres cuotas para todo el sector público, la docencia irá a la huelga. En Neuquén, con el mandato de asamblea de 1.600 votos se cumplió un paro de 24 horas el jueves 4. En la provincia de Chubut, el miércoles 3 hubo un paro masivo, convocado por ATECH. La docencia de Santa Cruz también paró por 48 horas el 1 y 2 de agosto, por un salario de $120.000 con cláusula de indexación por inflación. El Ministro de Trabajo de la provincia amenazó con quitarle la personería al sindicato ADOSAC si no acata la conciliación obligatoria del gobierno de Alicia Kirchner. En Tierra del Fuego también hubo un paro de 24 horas y movilizaciones en Ushuaia y otras localidades, por la recuperación del régimen jubilatorio, modificado por una inciativa provincial. En San Luis, Rio Negro y Corrientes, los confictos por el salario siguen abiertos. En Capital Federal, Ademys realizará una asamblea el día 9 y en la provincia de Buenos Aires, SUTEBA ha convocado a reuniones de delegados para la semana entrante. A la bronca por el deterioro salarial que recorre todos los rincones del país, hay que sumarle el rechazo extendido que ha generado la pretensión de incrementar la jornada laboral en la escuela primaria. Una nutrida asamblea en el SUTEBA Bahía Blanca ha votado por mayoría un paro de 24 horas y una asamblea para evaluar su continuidad para el 10 de agosto próximo.

La CTERA convocó primero a una “jornada nacional de protesta” para el miércoles 10 y, finalmente, a un paro nacional. No menciona ningún reclamo salarial concreto. Los Yasky y Baradel han saludado la asunción del “Súper ministro” Massa en nombre de la “unidad” del Frente de Todos. Las preocupaciones de la docencia están lejos de las roscas al interior de la coalición de gobierno, lo que le preocupa es llegar a fin de mes. Massa, por su parte, ya ha anunciado un tarifazo contra los trabajadores. El gobierno y la burocracia sindical están negociando el otorgamiento de bonos (sumas en negro y por única vez), absolutamente miserables, que tienen por fin consolidar los salarios mínimos de pobreza. La medida de la CTERA, por lo tanto, es una puesta en escena, para no hacer absolutamente nada por los intereses de los trabajadores de la educación pública, a cambio de intentar mantener a flote al Titanic que se hunde del gobierno de los Fernández. Las arcas del Estado están quebradas en pos de sostener un sinfín de subsidios a los pulpos capitalistas, el pago de la deuda (interna y externa) y en cumplir con las ´metas´ que ha establecido el FMI.

Las luchas en curso plantean una campaña en todo el sindicalismo docente por unificar todos los reclamos provinciales en una huelga general nacional por un aumento general de salarios del 100% para recuperar lo perdido y un salario mínimo igual al costo de la canasta familiar, hoy en los $190.000; en rechazo a la 5ta hora en la escuela primaria, en defensa de los regímenes jubilatorios y 82% móvil sobre los salarios.

La iniciativa no partirá de las conducciones sindicales ligadas al Estado, sino de autoconvocatorias, asambleas de base y plenarios provinciales de delegados con mandato de escuela, que trabajen en esta perspectiva.