General Rodríguez: importante movilización de docentes autoconvocados

Escribe Carlos Sánchez

Tiempo de lectura: 1 minuto

El lunes 12, docentes autoconvocados del distrito llamaron a concentrarse en la plaza céntrica y a movilizarse. En su mayoría de inicial y primario, también participaron docentes y estudiantes del IFSD Nº 110 y de la escuela de arte de Luján José “Pipo Ferrari”. El objetivo de la autoconvocatoria fue rechazar la campaña de demonización contra la docencia sobre “presuntos abusos” en las instituciones educativas. Esta campaña sostenida por los medios de comunicación al servicio de las patronales privadas y confesionales transformó la labor docente en una tarea de riesgo puesto que varios docentes están presos a pesar de que toda la comunidad educativa los apoya, como ocurrió la semana pasada con Lucas Puig en La Plata. La consigna de la convocatoria fue “Con los niños no, con los docentes tampoco”. Que la situación se volvió insoportable al respecto, lo demostraron los 350 que marcharon por el centro de la ciudad. La movilización concluyó en la puerta del municipio, a cuyos concejales se les entregó un petitorio que fue firmado profusamente. En el se reclaman medidas de protección legal y mediática para el conjunto de la comunidad educativa, se solicita que: consejo escolar, concejo deliberante, DGCyE, FUDB, tomen cartas al respecto. La burocracia del FUDB participó a título individual de la marcha, a la cual no convocó. El recorte presupuestario del gabinete de Massa, metió sus tijeras en educación inicial, lo que provocará la no construcción de jardines. En el distrito todos los años miles de pibes quedan fuera de las salas de jardín y se vienen llevando a cabo movilizaciones al consejo escolar, por infraestructura, SAE, falta de cobertura de cargos y módulos, nombramiento de personal auxiliar, inseguridad en los accesos a las escuelas.

En muchos distritos del Conurbano se están desarrollando autoconvocatorias y movilizaciones frente al intento de linchamiento de docentes. Ante el agravamiento de las condiciones materiales, el ajuste en todos los órdenes de la vida cotidiana, se profundizan las tendencias que hunden a las familias en la decrepitud, la decadencia, donde la violencia hacia los niños se convierte en moneda corriente.