Sanidad: luchemos por nuestros salarios

Escribe Soledad Domínguez

De cara a la revisión de paritarias de octubre.

Tiempo de lectura: 2 minutos

En octubre está pautada la revisión de las paritarias 2022 de Sanidad (salud privada).

En nuestros establecimientos se habla de que no llegamos a fin de mes y de todo lo que nos cuesta mantener a nuestras familias. El acuerdo paritario del 59% en cuotas dejó nuestros salarios a la baja: actualmente, nuestros sueldos rondan entre los $100.000 a $119.000, cerca del límite de la línea de pobreza ($111.298) y muy lejos de la canasta familiar ($200.000 (http://www.cesyac.org.ar).

Mención aparte merece el tan nombrado bono por el Día de la Sanidad a cobrarse este 20 de septiembre: míseros $6.600 para ´reconocer´ la incansable labor de enfermeros/as, administrativos/as, paramédicos, técnicos/as de laboratorios, etc. que en todo el país se pusieron la pandemia al hombro. Aunque el bono no resuelve nuestra situación paritaria, consideramos que es urgente y necesaria la actualización y el aumento del monto del mismo y empezar la deliberación de cara a la revisión paritaria de octubre.

La Celeste y Blanca, conducción del sindicato y de la Federación (Fatsa) con Héctor Daer a la cabeza, permanece inmóvil: sólo se mueve para apoyar al gobierno, no a los y las trabajadoras que representa. Y nos vende un "país de las maravillas": hablan de los mejores sueldos y de “acuerdos históricos”, cuando nuestra realidad es otra. Hay sanatorios (como la clínica Virreyes, sanatorios de Zona Oeste del Gran Buenos Aires y del interior del país) que ni siquiera cobran sus salarios en tiempo y forma y proliferan contratados y monotributistas. Dicen defender la democracia pero no garantizan ni siquiera una asamblea y los plenarios de delegados/as son sólo discursos de su comisión directiva. La CGT es garante del ajuste y de los salarios a la baja.

Tomemos el reclamo salarial en nuestras manos: necesitamos una gran deliberación. Adelantando las dos cuotas de 9% de noviembre y diciembre, a duras penas obtenemos la mitad del índice de inflación interanual registrada, de 78,5%. Es necesario un fuerte giro de la mano de las bases organizadas en asambleas y movilizadas para llevar el salario mínimo real al valor de la canasta familiar.

Luchemos por un sueldo digno, igual a la canasta familiar, para poder mantener nuestros hogares y nuestras familias; aumento del bono del Día de la Sanidad y aumento de la revisión en una sola cuota para recomponer lo perdido.