Provincia de Buenos Aires: enorme huelga docente

Escribe Mariano Hermida

Tiempo de lectura: 2 minutos

La convocatoria de los SUTEBA de Tigre, Marcos Paz y Bahía Blanca se transformó en otro parazo a nivel provincial. La docencia, de manera autoconvocada, decidió adherir a la medida en la mayoría de los distritos de la provincia, incluyendo el interior.

En Moreno se realizó una radio abierta en la plaza San Martín. En La Matanza la escuela secundaria 109 se movilizó al consejo escolar para reclamar por obras de infraestructura. En Lomas de Zamora se realizó una concentración en IOMA, la obra social docente, para exigir que se cubran todas las prestaciones. En Mar del Plata, diferentes escuelas también se movilizaron al consejo escolar. En Bahía Blanca se movilizó al Hospital Municipal, en confluencia con el paro de los médicos de la CICOP. En la localidad de Morón, luego de una autoconvocatoria en la secundaria 8, a raíz de una situación de violencia contra docentes, el SUTEBA local y el FUDB tuvieron que llamar a un paro y a una movilización distrital. La lista Multicolor y agrupaciones independientes se movilizaron a Plaza de Mayo, junto con los trabajadores de la salud, que realizaban un paro nacional.

La masividad de la huelga ha golpeado al gobierno de Kicillof. Alberto Sileoni, director general de Cultura y Educación bonaerense, manifestó su impotencia: “No puede ser que haga paro quien no tiene la conducción provincial” (Infocronos, 16/11). Las declaraciones ponen de manifiesto la rebelión que se procesa en las bases de la docencia contra la conducción de Baradel, que ha fracasado una vez más en el intento de frenar la huelga. Los trabajadores de la educación están desconociendo en los hechos a las conducciones que firmaron paritarias por debajo de la inflación y que dejaron pasar el presupuesto de ajuste educativo para el 2023.

El programa con que las seccionales multicolores llamaron al paro reclama un “salario igual a la canasta familiar”, omitiendo el señalamiento de que se aplique sobre el salario mínimo, y exigen un “bono de $70.000”. Los bonos han sido utilizados de forma recurrente para no otorgar aumentos sobre el salario básico. Se aplican, además, como suma fija para todo el escalafón, aplanando la pirámide salarial. También levantan el “reclamo al SUTEBA provincial para que convoque a asambleas”, cuando Baradel y cia. se encargan sistemáticamente de carnerear los paros. Lo que se desenvuelve en la provincia de Buenos Aires es un proceso de autoconvocatoria que ya superó el problema de la “exigencia” a la burocracia. Sembrar expectativas en Baradel conduce a un callejón sin salida.

Tribuna Docente Tendencia-Política Obrera intervino en cada una de las manifestaciones señalando la necesidad estratégica de construir la huelga general por un salario mínimo igual a la canasta familiar por cargo ($250.000), indexado por inflación, y el impulso de autoconvocatorias para superar el bloqueo que pretende imponer la burocracia de la Celeste.

La contundente adhesión es un pronunciamiento de la docencia en defensa de sus condiciones laborales. El deterioro salarial, el rechazo a la implementación de la 5ta. hora en la escuela primaria, la sobrecarga laboral, el vaciamiento de IOMA, el estado calamitoso de los edificios escolares, constituyen las principales demandas de las maestras y profesores. Sin embargo, desde las seccionales Multicolor no está planteada ninguna instancia de deliberación para darle continuidad a la huelga. La política de los paros aislados (cada 15 días) que impulsa conduce al desgaste del movimiento porque no brinda un horizonte para conquistar los reclamos planteados.

En pocos días se cierra el ciclo lectivo 2022, pero en muchísimos mandatos y asambleas de escuelas ya se debate la necesidad de ir a paros de 48 hs. y progresivos. La maduración del movimiento autoconvocado planteará la necesidad de votar una huelga por tiempo indeterminado.

Suscribite a Política Obrera