Salta: paro y movilización de médicos

Escribe Olga Céspedes

Tiempo de lectura: 2 minutos

Como parte de la jornada nacional de lucha de los trabajadores de la salud, los médicos salteños se plegaron a la medida votada en asamblea la semana pasada.

La marcha contó con más de mil médicos que trabajan en la capital y en el interior, se movilizaron desde el hospital de cabecera San Bernardo hasta la plaza principal de la ciudad capitalina. Los reclamos tuvieron una importante adhesión por parte de los espectadores e incluso un importante grupo se sumó a la marcha. Los reclamos son: aumento salarial del 150% de acuerdo con el índice inflacionario acumulado 2021 y 2022, con incorporación de los ítems no remunerativos; aumento salarial del 150% del ítem de prescripción y certificación; blanqueo salarial de todos los ítems sin perder remuneración en mano; aumento del 150% del artículo de actividad crítica; jubilación de profesionales médicos con el 82% móvil; eliminación del impuesto a la ganancia de la totalidad de horas guardias realizadas.

Desde hace un poco más de dos semanas, los médicos de los hospitales públicos de la provincia vienen reclamando por condiciones salariales. Alrededor de mil médicos se autoconvocaron. Unos de los delegados, el doctor Facundo Iñiguez del hospital San Bernardo, declaró que “no buscan representación gremial ya que son un grupo mayoritario y pueden hacerse escuchar” (El Expresso, 17/11). La decisión de los médicos radica en un descontento generalizado de los médicos frente a la complicidad del gremio médico, ASIMPOSASA, con los gobiernos de turno. En un comunicado expresaron: “la gran mayoría no pertenecemos a ninguna asociación de profesionales y los que forman parte de alguna no nos sentimos representados por ella, ya que ninguna ha luchado por las necesidades de los médicos” (Nuevo Diario de Salta, 7/11). El gremio intentó quebrar este paro llamando a “evitar el paro y agremiarse para llegar a ‘buen puerto’ y negociar” (El Tribuno, 7/11). Los autoconvocados desmienten las declaraciones del ministro de salud quien aseguró que los médicos de Salta son los mejores pagos ya que cobran 500 mil pesos; sin embargo, el gremio dice que en diciembre los médicos de la salud pública pasarán a cobrar 500 mil pesos, ¿en qué quedamos?

Sara Goronazky del Materno Infantil, denunció que “el sueldo para alguien que trabaja 30 horas es de 140 mil pesos de los cuales entre 40 y 50 mil pesos se utilizan para la caja de jubilación y la matrícula profesional, lo que es obligatorio, y que antes, en razón de este bajo salario, muchos hacían guardias para hacer una diferencia económica, pero luego, como este ingreso adicional es carcomido por el impuesto a la ganancia, ya casi nadie quiere hacer esas guardias como tampoco las residencias ni especializarse, lo que afecta a la salud pública”. También denunció que “el Materno Infantil cerró la residencia de neonatología y que de mantenerse esta situación ya no habrá médicos especialistas” (Nuevo Diario de Salta, 9/11).

La semana pasada el ministro de salud, Juan José Esteban, recibió a los delegados sin ninguna respuesta; solo se comprometió con una nueva reunión en dos semanas y respondió que los reclamos corresponden realizarlos a Nación ya que es injerencia de ANSES y de “otros resortes jurídicos”. Ante la decisión de los autoconvocados de dar curso al paro y movilización, el ministro amenazó con descontar los días de paro y cese de actividades con presencia en los lugares de trabajo. Es que los médicos en lucha resolvieron mantenerse en asamblea permanente lo que implica que solo atenderán guardias e internación hasta que el gobierno de Sáenz otorgue los reclamos. Loa médicos llamaron al pueblo salteño a apoyar y plegarse a esta lucha no solo por sus reclamos que mejoraran la atención, también en defensa de la salud pública.

Suscribite a Política Obrera