La paritaria docente en CABA: un nuevo golpe al bolsillo

Escribe Darío Molinari

Tiempo de lectura: 2 minutos

El gobierno porteño convocó a ´mesa salarial´ para ´ofrecer´ un 5% adicional a lo pautado en paritarias para el mes de noviembre y un 7% más para diciembre. Se trata de un acuerdo, que mantiene a la docencia porteña por debajo de la línea de pobreza, obligándola a trabajar en dos y hasta tres cargos. El salario de un docente de jornada simple para el mes de noviembre será de $104.905. Los preceptores y ACDM, cobrarán por debajo de ese importe. En octubre, la canasta familiar se estimó en $256.372 (CES y AC), lo que da cuenta del brutal ajuste que se ha perpetrado –no alcanzan dos cargos.

La ´propuesta´ de Larreta y Acuña fue aceptada por la mayoría de las conducciones sindicales, sin ningún mandato de la docencia. El acuerdo es un golpe al bolsillo y también a la escala salarial. Un docente, con 22 años de antigüedad, cobra apenas un 21,5% más que el que recién se inicia. El carácter no remunerativo de algunas cifras impacta directamente sobre la jubilación ya que no se contabilizan para los aportes previsionales. También operan desfinanciando a la obra social. Sin embargo, esto no les impidió picar en punta para firmar el acuerdo a SUTECBA y UDA (CGT), que participan del directorio de la ObSBA.

En el caso de UTE–CTERA, recepcionaron la propuesta “a consideración de (sus) cuerpos orgánicos”, para acto seguido salir a presentar este acuerdo a la baja como un triunfo de la lucha. UTE no ha convocado a un solo plenario, ni mucho menos realizado una consulta en las escuelas.

Ademys, por su parte, sacó un comunicado en rechazo, mencionando que fue “el único sindicato que llevó un planteo propio: un aumento de emergencia del 50% para recuperar lo perdido desde 2017, la indexación mensual para dejar de perder frente a la inflación y la incorporación de todas las cifras al básico para recomponer la escala”. Sin embargo, no puso fecha de asamblea u otra convocatoria a deliberar. En su comunicado, la dirección de Ademys deja de lado el planteo de un salario igual al costo de la canasta familiar.

Frente al acuerdo firmado por la burocracia sindical, la docencia porteña debe tomar la palabra. Organicemos asambleas por escuela por el rechazo al acuerdo. La fragmentación del gremio en 17 sindicatos, debe ser superada con la organización de la docencia. Se impone la necesidad un congreso de base, con mandatos por escuela y distrito, donde se discutan las medidas de lucha, incluida la huelga, por un salario igual al costo de la canasta familiar y todas nuestras reivindicaciones.

Suscribite a Política Obrera