Tucumán: vayamos por el triunfo de la lucha de Salud

Escribe Elena “Mocha” Soria

Por asambleas que discutan la huelga indefinida y una interhospitalaria que la organice.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El jueves 17, en consonancia con el paro nacional de la Salud impulsado por Fesprosa, el SITAS llamo a un “paro con concurrencia”, es decir con asistencia a los lugares de trabajo. Sólo se atendió guardias y pacientes en salas de internaciones.

El paro tuvo por un lado un alto acatamiento. Los consultorios externos estuvieron prácticamente vacíos. En todos los hospitales y CAPS se dio un carácter activo con cortes y marchas simultáneas en las puertas de esos centros de salud.

Si bien las jornadas de paro y cortes vienen siendo convocadas por el SITAS, estas iniciativas están siendo desbordadas en varios lugares y han sido tomadas como referencia por trabajadores de la salud que no son afiliados al gremio, como ocurrió en el Hospital Kirchner, un hospital relativamente nuevo y un bastión de ATSA. En este importante hospital es la primera vez que sus trabajadores salen a una lucha masiva. Han cortado por una hora la calle todos los días de la semana pasada y, a pesar de las presiones, han acatado masivamente al paro con concurrencia del jueves y ya han adoptado medidas para asegurar una concurrencia masiva el 23 a la Plaza Independencia.

Otro dato importante se dio en el corte y marcha realizada en el Hospital Padilla (el más grande de la provincia y el NOA) con la presencia de residentes, que han comenzado un proceso de organización motivados por la lucha de residentes y concurrentes de CABA.

En el caso del Hospital Eva Perón, luego de ese jueves los trabajadores realizaron una asamblea donde decidieron cortar la ruta cercana al hospital por más de una hora. En otros hospitales, como el Centro de Salud y el Carmen, los cortes incluyeron una hablada con la presencia de familiares de pacientes internados y de conjunto y solidariamente se reprogramaron los turnos.

El apoyo de la población fue importante, ya que en todas las acciones no sólo se plantean las cuestiones salariales, sino todo el vaciamiento de la salud pública, que se expresa en la falta de insumos, escasez de personal etc., con el agravante de que cada vez más sectores de la población asisten a los hospitales públicos a pesar de contar con obras sociales por los recortes de servicios y cobros crecientes que se están produciendo en las mismas.

Para la semana que viene está previsto un paro sin asistencia a los lugares de trabajo y una movilización a la mañana hacia Casa de Gobierno. Es claro que la estrategia de la conducción del SITAS de medidas aisladas y distanciadas en el tiempo no lleva a un buen fin. Al contrario son acciones que van produciendo un desgaste de fuerzas que han mostrado su disposición y radicalización para ir a acciones de lucha más decididas y de conjunto.

En todos lados han visto con simpatía la conquista de un salario básico de 200 mil pesos por parte de los residentes de CABA, pero se debe señalar que ello se logró mediante una huelga indefinida.

Es el ejemplo a seguir. En la semana se van a producir asambleas en todos los lugares. Allí, aparte de asegurar el paro del 23 y la movilización masiva a la Plaza, se debe impulsar el voto a favor de una huelga indefinida, una interhospitalaria para organizarla y la elección de un comité de huelga que pase a dirigirla. Son las condiciones para ir a una lucha victoriosa.

Suscribite a Política Obrera