SUTEBA: qué pasó en las asambleas ordinarias

Escribe Mariano Hermida

Tiempo de lectura: 3 minutos

Las asambleas anuales ordinarias que se desarrollaron este miércoles en los diferentes distritos de la provincia de Buenos Aires se caracterizaron por la baja participación de la docencia.

Los secretarios generales de las seccionales utilizaron las asambleas para hacer propaganda electoral K. Las principales demandas de la docencia -el salario, las reformas educativas, la destrucción de las jubilaciones, el vaciamiento de la obra social IOMA, el estado calamitoso de los edificios escolares y el avance de la flexibilización laboral- en cambio, estuvieron ausentes en los informes. La burocracia de SUTEBA no pudo siquiera reivindicar las paritarias en cuotas que ella misma firmó con Kicillof. Tampoco aludieron al presupuesto 2023, que con el voto de Yasky (CTA) estipula un recorte del 15,5% para las partidas educativas. El encuentro en la embajada norteamericana entre Baradel y Yasky con el embajador Stanley, fue olímpicamente pasado por alto. En síntesis, la burocracia de la Celeste pretendió montar un gran operativo de encubrimiento de todo su accionar político.

Los balances financieros, la memoria y balance y la política gremial para el 2023 se votaron de manera express -sin lista de oradores- y en algunos casos sin la posibilidad de presentar políticas gremiales alternativas. En Ezeiza, no permitieron la votación. En Escobar, la burocracia de Magallanes se autoproclamó “ganadora”, sin debate ni votación. En San Isidro, bloquearon el debate para el punto de política gremial.

La participación del frente Multicolor reflejó su retroceso a nivel provincial: estuvo constituida enteramente por los miembros de las agrupaciones. La burocracia se impuso en casi la totalidad de los distritos a excepción de Bahía Blanca, Marcos Paz y Tigre. En La Matanza se impuso la aceptación por 433 votos contra 173 de la Multicolor. La lista Azul y Blanca (PCR), que en las últimas elecciones presentó lista, brilló por su ausencia.

Seguidismo

El planteo gremial de la Multicolor se caracterizó por el reclamo a la dirección del sindicato de un plan de lucha. ”Reclamamos a la conducción provincial del SUTEBA la convocatoria a asambleas distritales y por escuelas, a plenarios provinciales de delegades que voten un plan de lucha” (Fundamento del rechazo a la memoria y balance y propuesta de política gremial, 22/11). Se convoca a “preparar el No Inicio 2023, junto a la CTERA” (ídem). Tribuna Docente (Partido Obrero oficial) repartió un volante que pedía a SUTEBA “romper con la sumisión al gobierno y convocar a un plan de lucha por nuestras reivindicaciones”. El planteo ignora a una docencia que ya se encuentra tomando medidas de huelga, sin esperar nada de su conducción provincial. Estuvo ausente, en definitiva, el planteo de las autoconvocatorias y de la huelga general, el método del SUTNA y los residentes y concurrentes.

En lo que respecta al programa reclama una recomposición salarial “que lleve al cargo testigo (PR) a la canasta básica” y un bono de $100.000. Un planteo salarial de este tipo llevaría al cargo testigo a la canasta de pobreza. Los bonos por otra parte, son paliativos que se cobran por única vez y que achatan las escalas salariales. No planteó una condena a la guerra de la OTAN y el régimen de Putin.

Nuestra corriente (Tribuna Docente Tendencia- Política Obrera) ofreció una política gremial independiente de la burocracia y la Multicolor. En muchos distritos quedaron plasmadas tres posiciones (Celeste, Multicolor y Tendencia). Caracterizamos que los últimos cuatro paros provinciales reflejaron una alta disposición de la docencia a luchar de manera autoconvocada y ligamos este proceso al que se desarrolla en el movimiento de la salud y recorre al movimiento obrero. Planteamos que la política del gobierno promueve una hiper inflación. Denunciamos las paritarias en cuotas que firmó la conducción con Kicillof y la pretensión de avanzar en toda una reforma laboral educativa, incluída la jubilación docente, como parte del plan del Fondo Monetario Internacional. Reivindicamos las huelgas por tiempo indeterminado que fueron el método con el que la docencia enfrentó a Scioli y a Vidal. Convocamos a desarrollar un movimiento autoconvocado que prepare una huelga general por un salario mínimo igual al costo de la canasta familiar ($250.000) por cargo, indexado por inflación. Fuimos la única corriente que fijó posición frente a la guerra: “Abajo la guerra imperialista, por la unidad internacional de los trabajadores”.

El desarrollo de las asambleas ordinarias de SUTEBA dejó sentadas las diferentes posiciones políticas en juego, que serán puestas a prueba en el próximo período.

Suscribite a Política Obrera