ADIUNT: importantes avances de la lucha

Escribe Anahí Rodríguez

Tiempo de lectura: 2 minutos

En estas últimas semanas la ADIUNT (docencia universitaria de la UNT) ha conquistado una serie de victorias que representan un gran avance y de conjunto va templando a un sector de la docencia para las luchas por mejoras salariales y contra el ajuste en el presupuesto educativo.

Por un lado, se arrancó la regularización de los docentes de la Escuela Vial y por otro, que las autoridades de la UNT tuvieran que dar marcha atrás con el intento de cambiar el régimen de incompatibilidad docente.

La Escuela Técnica Vial viene de un periodo largo de luchas. Durante el macrismo, en el 2018, se planteó que las 5 escuelas que dependían de Vialidad Nacional -ubicadas en Santa Fe, Chubut, Buenos Aires, Santa Cruz y Tucumán- iban a cerrar sus puertas dejando a cerca de 300 docentes sin trabajo y a centenares de estudiantes sin escuelas por falta de presupuesto. En el caso de Tucumán, gracias a la lucha de docentes, estudiantes y familias enteras, en 2019, la escuela fue absorbida por la UNT y pasó a ser la octava escuela experimental dependiente de la universidad. Si bien los docentes no perdieron sus puestos de trabajo, la precariedad e inestabilidad no habían sido superados, ya que pasaron de ser docentes contratados dependientes de Vialidad Nacional a docentes interinos dependientes de la UNT. La ADIUNT tomo como bandera el reclamo de estabilidad docente de la Vial y, luego de varios años de batallas, logró imponer en las paritarias locales que se les tomé a los docentes un concurso cerrado para obtener de esa manera la regularización de sus cargos. Desde un principio las autoridades de la UNT se negaban a otorgar la regularización, y pretendían impulsar concursos públicos sin reconocer los años de antigüedad que tenían. Sin embargo, la docencia de la Escuela Vial se fue vinculando cada vez más a la ADIUNT, llegando en el 2022, a participar por primera vez de una elección gremial, eligiendo su propio delegado e integrándose de lleno a los planes de lucha votado en las asambleas del sindicato. Una medida que hubiera afectado la estabilidad hubiera generado una rebelión en la propia escuela.

La segunda victoria importante que tuvo la ADIUNT en estas últimas semanas fue imponer que Consejo Superior de la UNT diera marcha atrás con el intento de desconocer el acta paritaria firmada en marzo, donde planteaba un nuevo régimen de incompatibilidad. Las autoridades de la UNT pretendían sacar del cajón una vieja resolución menemista del 94 que atentaba contra el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT), ponía un freno a la hora de avanzar con la carrera docente y pretendía controlar las horas que cumple un docente no sólo en la universidad sino en el ámbito provincial. Esto afectaba sobre todo al sector de la docencia más precarizada, que recurre al pluriempleo en el sistema de salud, en la administración pública o dando clases en escuelas públicas o privadas, porque con sueldos de miseria no llega a cubrir el costo de la canasta familiar teniendo un solo trabajo. El Consejo Superior tuvo que dar marcha atrás porque una asamblea general de la ADIUNT había votado distintos paros locales y una profundización de las medidas que ponía en riesgo la toma de mesas de exámenes de diciembre, y las autoridades podía llegar a tener una navidad en medio de un estallido del sector más precarizado de la docencia.

Estas son dos conquistas producto de la lucha y dejan valiosas experiencias que preparan a la docencia para las batallas que vienen por delante.

Suscribite a Política Obrera