Buenos Aires: balance y perspectivas del paro docente autoconvocado

Escribe Emiliano Fabris

Por una gran deliberación en todas las escuelas.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Se realizó un nuevo paro de 48 horas de la docencia bonaerense con una masiva adhesión en los distritos populosos y con llegada en toda la provincia. Una vez más, la docencia paró ante lo que fue una convocatoria hecha por solo tres seccionales del SUTEBA, conducidas por la lista Multicolor. Se está formando un fuerte movimiento de lucha al margen de la burocracia sindical de Baradel, lo cual explica la desesperada reacción del gobierno provincial para intimidar y amenazar a la docencia. El acatamiento del paro se mantuvo a pesar de todos estos ataques.

Al poco de finalizar el paro de 48 horas, la docencia recibía en el salario de septiembre descuentos masivos de paros anteriores. En muchas escuelas, hubo directivos que rechazaron la bajada de aplicar "faltas injustificadas", pero en otras ya se avisó que sí se aplicarán de esa forma. El gobierno de Kicillof está decidido a liquidar la lucha docente y convertir esto en un “insumo” de la campaña electoral. En este punto, posee una ventaja concreta ante los restantes candidatos que atacan con “propuestas” de “terminar con las huelgas docentes”.

La masividad de la huelga marca, de parte de la docencia, un claro mensaje de rechazo a las paritarias salariales ruinosas selladas entre cuatro paredes por la burocracia sindical, la sobrecarga laboral que genera y a toda la situación desastrosa que rodea a la enseñanza pública, en primer lugar el cuadro de pauperización social con 40% de pobreza, mucho más en niños y jóvenes. Un escenario que empeorará con la inflación y ajustes prometidos por los principales candidatos.

El cuadro plantea un abismo gigantesco entre la inmensa mayoría de la base docente y sus sindicatos. Es lo que venía de manifestarse en el abstencionismo electoral en las elecciones de SUTEBA y CTERA, que están convirtiéndose en cáscaras vacías como resultado de esta política de integración a los gobiernos y el Estado. Una autoconvocatoria docente general, que vote y resuelva una lucha a fondo a partir de lo hecho hasta el momento, significaría el desarrollo de toda una nueva camada de activistas.

El paro no tuvo un programa definido o se manifiestó en forma contradictoria. La Multicolor pide, en los reclamos salariales, una “reapertura de las paritarias” que han sido el terreno para que la burocracia sindical oficialice un desguace permanente del salario, con cifras en negro y actualizaciones en múltiples cuotas. El salario básico no para de achicarse y el mínimo de bolsillo por cargo no es suficiente para sobrevivir. Que Baradel establezca los niveles salariales de la docencia es un cáncer a extirpar.

Luego, la Multicolor convoca a paros con el fin de modificar la conducta de Baradel y que este convoque a una lucha “oficial”. Es, al mismo tiempo, una autoconvocatoria dentro del sindicato, pero con el horizonte puesto en que su conducción provincial “se sume”. Es por ello que descarta que los paros tengan una continuidad o incluso una progresividad inmediata. La huelga indefinida es directamente rechazada. Baradel ha respondido, bajo el paraguas del Estado, que parar sin su consentimiento es “ilegal” y exige por ello que sean descontados los días de huelga. No admite bajo ningún aspecto una soberanía de las asambleas de las seccionales que no conduce, aunque no se ha animado a pedir la expulsión de los afiliados que actúan o convocan en forma paralela. Denuncia que luchar, por dentro o fuera de los canales oficiales es “funcional a la derecha”, que sería un recurso para que no ganen las listas electorales de Massa/Kicillof, que son quienes descuentan los días de paro, atacan a la docencia que lucha y la hacen responsable de la crisis educativa.

Por otra parte, el paro intermitente ejecutado durante todo 2023 y buena parte del 2022, no puede ser sostenido sin solución de continuidad. Los descuentos del gobierno plantean que cada nueva jornada de paros de 24 o 48 hs será de un desgaste enorme.

De todo esto se desprende la necesidad de madurar un movimiento huelguístico que avance con el proceso de autoconvocatoria para organizar un paro por tiempo indeterminado y colocar sobre la mesa todas las reivindicaciones docentes.

LEER MÁS:

Docentes bonaerenses: 3 y 4 de octubre, a la huelga en defensa del salario y nuestras condiciones laborales Por Mariano Hermida, 01/10/2023.

Sábado 30: sumate al plenario abierto de la Tendencia Docente Clasista Organicemos la huelga indefinida por el salario. Por Mariano Hermida, 28/09/2023.

Docentes bonaerenses: es el momento de una huelga general auto convocada Por Mariano Hermida y Emiliano Fabris, 21/09/2023.

Suscribite a Política Obrera