Un paso adelante para la lucha de Cerámica Neuquén

Escribe Nélida Hernández

Tiempo de lectura: 3 minutos

El juez subrogante del Juzgado Laboral N°1, Hugo Daniel Ferreyra, dispuso la suspensión del remate dictado por el juez Sergio Víctor Cosentino dos meses atrás. Cosentino había ordenado el desguace a pesar de que los trabajadores y la expatronal de la empresa habían firmado un acuerdo para que la fábrica permaneciera abierta y en producción. Dicho acuerdo consiste en la venta de un terreno que no es ocupado por la fábrica para el pago de la indemnización a trabajadores que no participaron de la ocupación. Sin embargo, haciendo caso omiso de este acuerdo, el juzgado, a pedido del martillero, dispuso llevar adelante el remate y asegurarlo con “el auxilio de la fuerza pública”. El abogado de los extrabajadores de Cerámica Neuquén, quien pidió el desalojo, es Jorge Brillo, viejo dirigente del Movimiento Popular Neuquino (MPN), el partido que gobernó la provincia durante 60 años, y futuro funcionario del gobernador electo, Rolando Figueroa.

En este marco, la suspensión del remate constituye un paso adelante frente al intento de desalojo. Actualmente, en Cerámica Neuquén trabajan 80 obreros. Es claro, también, que no estamos ante una solución de fondo que permita que la fábrica quede en manos de la gestión obrera de la Cooperativa Confluencia, que los extrabajadores cobren sus indemnizaciones y que la expatronal pague sus deudas. Por lo pronto, la organización de los trabajadores, vecinos, organizaciones sociales y políticas, que apoyan esta causa, han evitado en lo inmediato la amenaza de cierre de la cooperativa.

El próximo paso será avanzar con el Ministerio de Economía de la Nación para que libere la hipoteca sobre el terreno y acordar una subdivisión de los terrenos entre todos los actores.

Una crisis abierta

En Neuquén existen tres cerámicas y una fábrica textil que hoy se encuentran cooperativizadas “bajo control obrero”: FaSinPat (la ex Zanón), Stefani, Cerámica Neuquén y la textil Neuquén (Traful Newen).

En todos los casos se repitió el mismo método: los patrones dejaron las empresas tras un conflicto por el pago de salarios, vacaciones e indemnizaciónes, en medio de denuncias de vaciamiento de parte de sus trabajadores. De esta manera comienza la lucha de sus trabajadores por cobrar los meses producidos, pero sobre todo por defender sus puestos laborales.

A partir de ese momento, los propios trabajadores se hicieron cargo del cuidado del lugar: resguardando la maquinaria y evitando los cortes de luz y gas por falta de pago. En el caso de las cerámicas hay maquinarias que no se pueden parar abruptamente, sin consecuencias graves.

Por otro lado, el gobierno provincial del MPN y la intendencia de Centenario, en conjunto con el gobierno a nivel nacional, actuaron mancomunadamente con las patronales vaciadoras. Les trasladaron a los trabajadores las deudas que dejaron las patronales e intentaron el desalojo y el remate, enfrentados con lucha y movilizaciones. En la actualidad, el Estado no se ha colocado como principal comprador de sus productos, los préstamos recibidos por las recuperadas no han permitido la renovación tecnológica y han tenido dificultades para afrontar el pago millonario de facturas de luz y gas. No hubo auxilio por parte del Estado con el aporte de capital de trabajo ni garantías para el cobro de los salarios de convenio y prestaciones sociales. Las llamadas “fábricas recuperadas” han tenido que sobrevivir, bajo el asedio judicial de las expatronales y de la competencia con otras empresas capitalistas, entre apremios y privaciones, intentando reconstruir su red comercial o emprendiendo producciones para terceros.

Sin embargo, en la provincia de Neuquén la necesidad de viviendas, escuelas públicas y la construcción de nuevos centros de salud son cada vez más urgentes. ¿Acaso no serían los lugares privilegiados para la producción ceramista? ¿Por qué la ropa de trabajo del sector estatal no queda reservada exclusivamente para la textil Traful Newen?

Es evidente que la salida de las fábricas recuperadas, de los trabajadores del parque industrial y el conjunto de los trabajadores, no es apoyando a ninguna de las variantes patronales que se presentan como alternativa en estas elecciones.

Llamamos al conjunto de los trabajadores a deliberar para enfrentar el paquete hiperinflacionario y antiobrero que ejecutan estas variantes.

Reivindicamos y llamamos a los trabajadores a levantar los métodos propios de nuestra clase: más que nunca, huelga general y unidad de los trabajadores.

LEER MÁS:

Colapsa el aparato del Estado Organicemos un Congreso Obrero Autoconvocado. Nota de tapa de Política Obrera N°77 edición impresa, 30/08/2023.

Qué dejan los resultados en Neuquén y Río Negro Por Jacyn, 17/04/2023.

La resistencia obrera en tiempos electorales Acerca del debate en el Partido Obrero sobre las luchas de la clase obrera. Por Pablo Busch, 04/08/2019.

Suscribite a Política Obrera