Lago Escondido y Gestapo Sindical: ´Acá no pasó nada´

Escribe Federico Fernández

Tiempo de lectura: 3 minutos

Se han conocido en estos días dos decisiones judiciales favorables al gobierno y sus aliados políticos. Se trata de la anulación de la causa “Lago Escondido”, un cónclave clandestino de funcionarios, jueces y empresarios, y la que refiere a la “Gestapo Sindical”, otro organigrama, aparentemente continuado en el tiempo, dedicado al armado de causas a sindicalistas. Este es un respaldo al oficialismo que se da en medio de una discusión nacional sobre el carácter ´constitucional´ o legal del DNU y del conjunto de acciones que, por la vía de los hechos, va imponiendo el gobierno.

Fue el juez federal Sebastian Ramos el encargado de rubricar la anulación de la causa por el viaje a “Lago Escondido”, ocurrido en octubre del 2022 en la mansión de Joseph Lewis, íntimo amigo de Macri y ´dueño´ del famoso lago cercado. Allí se reunieron los jueces Ercolini, Mahiques, Yadarola y Cayssials; el procurador porteño, el ex ministro de seguridad de la Ciudad y empresarios del grupo Clarín, entre otros. Todos ellos fueron acusados de incumplimiento de los deberes de funcionario público y aceptación de dádivas. La causa, que tuvo un avance en la justicia local de Bariloche fue direccionada al fuero federal, donde probablemente haya resuelto el tema otro habitué de la quinta de Lewis. Las ´razones´ para decretar la anulación refieren a que “existió una actividad de seguimiento irregular” y que “se trata de acciones que deben quedar en el ámbito de la privacidad”. El viaje habría sido una excursión al sur.

Tanto el viaje como las facturaciones que hicieron estos jueces con fechas posteriores se encuentran totalmente probadas. El ´espionaje´ refiere a la difusión de conversaciones de chats donde se detalla efectivamente la estrategia para su defensa. El viaje en sí habría sido ´botoneado´ por la Policía de Seguridad Aeroportuaria, a la que le prometen castigo en esas conversaciones. El actual ministro de Justicia, Cuneo Libarona, tiene una especial relación con uno de los jueces acusados en esta causa, Pablo Cayssials. Cayssials participa del fuero contencioso administrativo donde deberá resolverse la legalidad del DNU del gobierno.

En cuanto a la ´Gestapo´, la “falta de mérito” pretende dar vuelta la página, aunque exista la apelación del fiscal. Esta causa, iniciada a fines del 2021 surgió de una serie de videos donde funcionarios de María Eugenia Vidal, junto a empresarios y servicios de inteligencia planificaban el armado y el seguimiento de causas judiciales, como el caso de “El Pata” Medina, absuelto de todas formas en noviembre. Fue el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi el encargado de absolver a los exfuncionarios de Vidal y los “exespías" de la AFI, Dario Biorci y Juan De Stéfano. Mientras tanto, la exgobernadora apoya con entusiasmo el DNU que, según sus palabras, “desregula la economía y se debería aprobar”.

Estos primeros guiños de la justicia dan cuenta de un amplio trabajo en común con el gobierno. En 15 minutos, los jueces rechazaron el amparo de la CGT contra una parte del DNU, aunque la Corte Suprema anunció que se tomará un tiempo para “estudiarlo” en su conjunto. El poder judicial es un sostén de último recurso de un Estado que se prepara para enfrentar una enorme crisis. La Corte no querrá perder ese papel en la medida que la viabilidad política del plan del gobierno siga en cuestión. Horacio Rosatti, en una entrevista con Pagni, se ocupó de mencionar que los actos de gobierno deben considerar, además del contenido y el procedimiento, una ´razonabilidad´.

LEER MÁS:

Marcha de la CGT: una “estrategia” que duró 15 minutos Por Marcelo Ramal y El Be, 27/12/2023.

La guerra judicial, después del balotaje Por Federico Fernández, 30/11/2023.

La campaña electoral desciende a los “sótanos de la democracia” Por Jacyn, 09/11/2023.

Suscribite a Política Obrera