José Vera, delegado de Fernet Branca: “Los trabajadores tenemos que pasar por arriba de la CGT y derrotar estás medidas desde abajo”

Escribe Pablo Busch

Tiempo de lectura: 4 minutos

José Vera es delegado de los trabajadores de Fernet Branca desde el año 2014, cuando un grupo de activistas conquistó la elección de delegados en planta. José se encuentra a la cabeza de un proceso de organización en la fábrica que viene conquistando mejoras salariales y de condiciones de trabajo. La fábrica está en el corazón del cordón industrial de la zona norte de Buenos Aires. José y sus compañeros fueron protagonistas en 2015 de una huelga que repercutió en todo el país.

Política Obrera: Fernet Branca es una fábrica organizada y con tradición de lucha... ¿Aun así hubo trabajadores que se inclinaron por el voto a Milei?

José Vera: Sí. Si bien no fueron muchos, hubo compañeros que decidieron votar al ´mal menor´, que fue el gran debate de las últimas dos semanas antes de las elecciones. Igualmente, de los compañeros que lo han votado, algunos han hablado conmigo y están arrepentidos. También hubo muchos compañeros que votaron a Massa y gran cantidad de compañeros, estoy hablando más de una docena, que no han ido a votar y otros que han ido a votar en blanco. Pero bueno, se sabía que el trabajador, por más que los vote, los iba a tener que enfrentar. Y Branca es una fábrica con compañeros muy inquietos que todo el tiempo están proponiendo cómo encarar la lucha, qué se va a pedir a la patronal. Por suerte, siempre los delegados y los trabajadores de Branca hemos encarado las situaciones que se nos han presentado y hasta ahora vamos bien.

PO: ¿Cómo impactaron las primeras medidas del gobierno entre los trabajadores? ¿Qué se dice en la fábrica?

JV: Un golpe tremendo. Los compañeros sintieron la devaluación de más de la mitad de su salario. Las otras medidas obviamente también son antiobreras al mango. Fue significativo porque los compañeros esta vez fueron a la marcha de la CGT porque realmente sintieron que no se podía hacer otra cosa que reclamar y luchar. La propuesta de los compañeros fue armar la trinchera en Branca para 2024 y pelear por nuestros salarios. Como dicen siempre, “cuidemos la quintita”. Yo les reclamé siempre que a nuestra ´quintita´ la hacen pelota. Obviamente los compañeros volvieron decepcionados de la marcha de las CGT. Sobre el paro todavía no debatimos nada porque estamos de vacaciones. Volvemos la semana que viene y veremos cómo encaramos la situación.

PO: ¿Volvieron decepcionados porque había cierta expectativa entre los compañeros en que la CGT pueda desenvolver una lucha real?

JV: No. Los compañeros tienen una vasta experiencia en diferentes fábricas, sindicalmente hablando. Sabían que la CGT no iba a dar la cara, pero creyeron necesario estar ahí, que para mí era lo correcto, más allá de que fue una marcha, después viéndola bien, bastante floja. Los compañeros, como te dije, prefieren cuidar la quintita, armar una trinchera en Branca, cosa que no terminan de entender que no sirve porque pasa lo que pasó. Pero los compañeros en el sindicato y la CGT no creen, ellos creen que nosotros podemos dar la lucha siempre, pero al fin y al cabo no termina sirviendo. Sin embargo, hay que luchar, siempre.

PO: En el ciclo de entrevistas que estamos haciendo, la mayoría de los trabajadores entrevistados no parece ver todavía una ruta para derrotar el DNU y las medidas de Milei. ¿Vos crees que la hay?

JV: Sí, por supuesto que la hay. Primero, no confiar en la CGT, sino confiar en los trabajadores realmente, contagiar la lucha que surja de todas las fábricas. Acá, por ejemplo, es un sindicato chiquito y los compañeros de las diferentes fábricas que son las más importantes están dispuestos. Pasar del dicho al hecho es difícil, lo sé, pero es la única forma: derrotar desde abajo estas medidas y también pasando por encima la CGT.

PO: El Soeva (vitivinícolas) es chico en Buenos Aires, pero en Mendoza y San Juan es un gremio importantísimo y existe una tendencia creciente de los trabajadores a autoconvocarse y pasar por arriba del sindicato. ¿A eso te referís?

JV: Claramente, es la única que queda. Lo que yo veo de mal en los autoconvocados vitivinícolas es que no hay una dirección. Yo estoy en varios grupos e incluso compañeros que de la bronca plantean diferentes cosas que son erróneas y muy dañinas para ellos mismos. Pero yo creo que, si se inventa una dirección política y sindical, creo que los trabajadores sí pueden surgir de esta manera. Si no, queda lo mismo que viene pasando hace años: los autoconvocados se mueren y la burocracia sigue a la cabeza.

LEER MÁS:

Un DNU contra las trabajadoras Elimina la doble indemnización por despido de las mujeres embarazadas y de las trabajadoras de casas particulares no registradas. Por Olga Cristóbal, 02/01/2024.

El FIT-U saluda el paro aislado de la CGT para dentro de un mes Por El Be, 29/12/2023.

Al DNU de Milei sólo lo para una huelga general Nota de tapa de Política Obrera N°85 edición impresa. Año 4 (2° época). Desindexa salarios y jubilaciones, pero indexa 700.000 millones de dólares de deuda pública. 25/12/2023.

Una contrarrevolución laboral con forma de decreto Por Marcelo Ramal, 21/12/2023.

Suscribite a Política Obrera