Los estudiantes debemos organizarnos en defensa de la universidad pública

Escribe Vicky Medina

Tiempo de lectura: 3 minutos

Las medidas tomadas por el gobierno de Javier Milei, enmarcadas en el DNU y la Ley “Ómnibus”, no sólo son un ataque directo a las condiciones de trabajo y de vida de la clase obrera en general, sino que afectan también nuestra condición como estudiantes. Como adelantábamos en una nota anterior de Política Obrera este paquetazo de medidas avanza contra la autonomía de las universidades y sus condiciones de existencia.

Desde el Concejo Interuniversitario Nacional declararon que, con el mantenimiento del presupuesto 2023, las universidades sólo pueden garantizar su funcionamiento hasta abril aproximadamente. Es decir, hasta mediados del primer cuatrimestre. Y se teme por la nueva forma de redistribución del presupuesto según las carreras ofrecidas y la cantidad de alumnos de cada casa de estudios, lo que permitiría el desfinanciamiento de aquellas universidades más pequeñas, pero necesarias, en diferentes puntos del país.

Por otro lado, hay una orientación a restringir el acceso a la educación universitaria bajo la forma de nivelación de conocimiento, con medidas como exámenes de ingreso, la exigencia de la finalización de la educación media para mayores de 25 años y el arancelamiento de los estudios universitarios para aquellos extranjeros no residentes en el país.

Estas medidas, que avasallan la existencia de la universidad pública, van claramente en dirección a una privatización y mercantilización de la educación, pero esto no es nada nuevo. Desde el año pasado diferentes universidades vienen experimentando el recorte de carreras bajo la forma de reforma de los planes de estudio, con la excusa de que así subirá la tasa de graduados. Este recorte de horas y cátedras para recibirnos en menor tiempo es, en realidad, una forma de avanzar hacia el arancelamiento de la educación, porque así pueden luego ofrecer especializaciones en posgrados pagos, las cuales deberían darse durante la carrera.

En el pasado, estas instancias que ponen en aprietos a las universidades han llevado a que las gestiones de éstas pacten con los gobiernos de turno, a espaldas de los estudiantes, para procurar su funcionamiento. Sucedió con Onganía, sucedió con Menem y sucederá con Milei. Es a este pacto que debemos adelantarnos y oponernos, no permitir la entrega de nuestras condiciones de estudio; para esto debemos apelar a la reorganización del movimiento estudiantil.

Debemos tomar la tarea de atraer al estudiantado que se encuentra en una confusión hacia la movilización. No debemos acusar con el dedo a quienes el contexto sociopolítico y económico los llevó a ver en la figura de Milei una alternativa, sino sumarlos a la lucha. Debemos difundir nuestra posición mediante nuestros mecanismos históricos, volanteadas en lugares públicos, reuniones abiertas en los locales, publicaciones en las redes sociales. Los estudiantes que sientan la necesidad de enfrentarse a las medidas del gobierno se irán sumando a la lucha, pero necesitan también el impulso.

Los estudiantes debemos organizarnos en asambleas autoconvocadas, generar estas instancias de deliberación no sólo entre nuestros pares, sino también con docentes e investigadores. Tenemos que discutir un plan de lucha en conjunto, en principio desde aquí hasta el inicio de las actividades en las diferentes universidades, luego avanzar en un nuevo plan.

En estas instancias es donde tenemos que plantear la huelga universitaria, en camino hacia la Huelga General como el método para conquistar todas nuestras reivindicaciones.

-Triplicación del presupuesto universitario.

-Abajo toda forma de arancelamiento y restricción del ingreso a la universidad.

-Aumento del 100% de los salarios. Apertura de la paritaria e indexación a la inflación. Salario para los ad honorem. Aplicación del CCT en todas las universidades. 82% para los jubilados.

-En defensa de la universidad y el sistema científico.

-Abajo el DNU y la Ley “Ómnibus”.

LEER MÁS:

La universidad pública, en la mira del gobierno Preparemos la huelga universitaria. Por Docentes universitarios e investigadores de Política Obrera, 08/01/2024.

La educación en la ley ómnibus: vaciamiento, privatización y prohibición de huelga Por Federico Fernández, 28/12/2023.

Exactas: asamblea interclaustros votó movilizar el 20 contra el ajuste de Milei Una orientación de organización y lucha para la universidad. Por Agustina Martelli, 19/12/2023.

Suscribite a Política Obrera