UOM: Furlán firma salarios de miseria

Escribe Christian Miguez

En medio de la espiral inflacionaria.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Mientras algunos gremios acuerdan salarios iniciales que ya superan el millón de pesos (aceiteros), la UOM con la rama 17 (metalúrgica) pretende mostrar como victoria el ajuste automático por inflación a mes vencido, con un IMGR en enero de 2024 que no llega a $400.000. Eso no es ni siquiera empatar con la inflación y, si tomamos los salarios de convenio sin adicionales, prácticamente todas las categorías quedan con un salario por debajo del costo de la canasta familiar.

En rama 21 (siderúrgicos) todavía no se cerró la recomposición por diciembre y las patronales pretenden ir por un valor inferior al arrojado por el INDEC: un verdadero despropósito que perjudica a los trabajadores siderúrgicos.

Sumado a los magros salarios, comenzaron los achiques en múltiples fábricas, especialmente la industria siderúrgica y las autopartistas: bajas de tercerizados, contratos a plazo fijo, retiros voluntarios e incluso despidos.

Desde la UOM se continúa sin ninguna medida de fuerza hasta ahora. Con la firma de la paritaria a la baja, a aquellos trabajadores que habían puesto alguna expectativa les empieza a quedar claro que no hubo cambios en la dirección de la UOM Nacional y que Furlán continúa la política salarial de Caló.

En las grandes industrias siderúrgicas del país hubo un dispar acatamiento del paro convocado por la CGT. En la planta de Acindar Villa Constitución, el 24 de enero se paralizó por completo la producción y se convocó a un acto en la puerta de fábrica donde no sólo se plantearon las posiciones contra el DNU y la Ley ómnibus: también se reclamó porque los salarios metalúrgicos siguen sin cubrir el costo de la canasta familiar.

Con reclamarlo no basta: hay que convocar un congreso nacional de delegados con mandatos de asamblea de los lugares de trabajo que inicie y consolide un verdadero plan de lucha. El desafío está tanto en las acciones contra el DNU y la ley ómnibus como en organizar un verdadero plan de lucha en defensa de los puestos del trabajo y el salario, que salga de la lógica del ajuste atrasado por inflación y cumpla con lo que un trabajador necesita realmente para vivir. Por eso venimos planteando un aumento salarial del 100 % de todas las escalas y actualización mensual por inflación, para que la categoría “Ingresante” cubra el costo de la canasta familiar y sea la base de cálculo para el resto de las categorías.

LEER MÁS:

El sabotaje de la CGT al paro en las principales fábricas del país Colaboración de clases, desmovilización y carneraje. Por Pablo Busch, 23/01/2024.

Las paritarias bajo el gobierno de Milei La CGT acompaña el desacople de los salarios de la inflación. Por Pablo Busch, 14/01/2024.

La caída de Antonio Caló La crisis de la burocracia sindical en su punto más alto. Por Pablo Busch, 22/03/2022.

Suscribite a Política Obrera