Un balance del paro de Sanidad

Escribe Soledad Domínguez

¿Cómo seguimos?

Tiempo de lectura: 3 minutos

El jueves 22 se realizó el paro de 24 hs. decretado por FATSA (Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina), frente a la negativa de las cámaras empresarias de otorgar un aumento que se incluya en el básico para cerrar la revisión de la paritaria correspondiente al 2023. Involucró a los trabajadores de los establecimientos encuadrados dentro de los convenios del sector asistencial (Clínicas y sanatorios privados, geriátricos, centros de diagnóstico y empresas de emergencias, traslados e internación domiciliaria). Los compañeros de los hospitales privados de la comunidad y colectividades, cuyo acuerdo cerró el miércoles previo al paro a última hora, no formaron parte finalmente de la medida.

El paro en los lugares de trabajo

El balance es dispar de acuerdo a cada establecimiento. No hubo ninguna preocupación por parte de la burocracia del sindicato sobre cómo organizar la medida para que pararan la mayoría de los trabajadores y trabajadoras. No se realizaron asambleas previas, ni recorridas en la mayoría de los establecimientos. Una de las pocas excepciones fue el Hospital Italiano, donde se realizó una asamblea masiva el día miércoles previo al paro. FATSA especuló en todo momento con que se dictara la conciliación obligatoria para así levantar la medida.

El cierre de la revisión del convenio de sanatorios de la comunidad (que encuadra a los trabajadores del Hospital Italiano, el Alemán, Británico, Sirio Libanés, etc.) debilitó también a la medida, en la víspera del paro. El acuerdo cerró en un 31,14 %, llevando los salarios de febrero a alcanzar entre $460.000 y $560.000, dependiendo de la categoría, por debajo de la canasta de pobreza ($596.823,18, según el INDEC). Los acuerdos salariales convenio por convenio dividen al conjunto de los trabajadores y trabajadoras de la Sanidad.

En la provincia de Buenos Aires, hay establecimientos que trabajaron normalmente y otros se plegaron de forma dispar, pese a concentrar una gran cantidad de sanatorios donde los trabajadores cobran salarios en cuotas y tienen despidos. En Mar del Plata, varios establecimientos hicieron acciones en las puertas y una concentración en las calles Independencia y Mitre. En CABA, sanatorios como Otamendi, Finochietto, Sagrado Corazón, realizaron acciones y asambleas, y se realizó una movilización en la calle Azcuénaga con recorrida por las puertas de los sanatorios de la zona que contó con una fuerte presencia de delegados y delegadas de ATSA. En la provincia de Salta ni siquiera se convocó. La falta de organización generó en muchos compañeros la sensación de desprotección y de miedo frente a posibles descuentos o represalias. También ha influído el descontento para con la conducción del sindicato, que en algunos casos se manifestó en negativas a sumarse a la medida bajo el argumento de que “no sirve”. Pese a esto, un grupo de trabajadores y trabajadoras han jugado un rol activo en la jornada de lucha.

Perspectiva

El paro de sanidad instaló el conflicto salarial en todos los trabajadores del gremio, hayan parado o no. A la fecha no hay noticias de las negociaciones ni de nuevas medidas. Frente a esto surge la pregunta, ¿cómo seguimos? La conducción Celeste y Blanca y Daer no pretenden avanzar en la continuidad de las medidas. Todo lo contrario. El balance del paro nos demuestra que no está en sus intenciones lanzar un plan de lucha. Es probable que bajo el lema de la “intransigencia patronal” se justifique un nuevo acuerdo a la baja. Pero la situación de los trabajadores se agrava cada día más.

El balance de la jornada del 22 debe servir para oponer a la inacción de la burocracia sindical, una verdadera acción en defensa de nuestros salarios y condiciones laborales.

Impulsemos la más amplia deliberación en nuestros lugares de trabajo, es necesaria una acción de conjunto, que solamente podrá ser garantizada desde la base.

Ningún acuerdo a la baja, ni a espalda de los trabajadores y trabajadoras, aumento salarial acorde a la canasta familiar.

LEER MÁS:

Sanidad: vayamos al paro con nuestros reclamos No a la ´conciliación obligatoria´. Por Soledad Domínguez, 21/02/2024.

Patronales de la salud privada acaparan ganancias y congelan salarios Por Soledad Domínguez, 18/02/2024.

Suscribite a Política Obrera