Huelga de 48 horas en las siderúrgicas

Escribe Christian Miguez - Miembro de la Comisión Interna Acindar Villa Constitución

La paritaria de la UOM no sale del pantano.

Tiempo de lectura: 2 minutos

En la reunión realizada ayer en la Secretaria de Trabajo de la Nación las empresas retiraron de la mesa la ya pobre propuesta paritaria llevada la semana anterior, que dejaba a los trabajadores siderúrgicos lejos de cubrir la suba inflacionaria de esos meses. Actualmente los siderúrgicos seguimos con los salarios de noviembre, un verdadero despropósito en este contexto inflacionario. La mayoría no está cubriendo el costo de la canasta familiar y cada vez son más los trabajadores pobres que trabajan para las grandes siderúrgicas, mientras estas siguen ganando fortunas y diversifican sus negocios. Las empresas aprovechan el actual contexto económico recesivo para forzar una reforma laboral, profundizar la flexibilización y precarización laboral ya instaladas de hecho en muchas plantas.

Al tardío e inconsulto plan de lucha convocado desde la UOM se le debe sumar el dispar acatamiento que viene teniendo. En el paro de 24 horas de la semana pasada hubo seccionales que pararon por completo, otras que trabajaron de manera normal y plantas con funcionamiento parcial. En el paro de 48 horas que se inició hoy se está dando una configuración similar al paro anterior, aunque con un mayor acatamiento. Es urgente y necesario superar estas disparidades, resultado de dirigentes que, en la mesa chica, agitan por un plan de lucha y después no lo llevan adelante en sus seccionales. Para mostrar una posición firme, los planes de lucha deben resolverse en asambleas generales de las plantas, donde los trabajadores demuestren su predisposición de lucha en defensa de sus salarios.

Por el lado del gobierno "libertario", lejos de mantener su discurso de que no intervendría en estas discusiones, está aplicando una receta del kirchnerismo, agotando tiempos y paciencia y haciendo uso de la conciliación obligatoria, postergando la próxima reunión para el 25 de marzo y ahora agregando un nuevo condicionante: pretende imponer porcentajes máximos de aumento, una condición inaceptable para un convenio donde los salarios iniciales hoy no llegan a $400.000.

El lunes próximo se llevará adelante un nuevo congreso siderúrgico. Debe ser la oportunidad para que los delegados de base no solo puedan exponer la situación de sus compañeros, sino también apuntalar la posición de que el plan de lucha ya definido se convierta en activo con la participación de los trabajadores, los verdaderos interesados en todo esto.

El objetivo debe seguir siendo que el salario del ingresante cubra el costo de la canasta familiar y sea base para el resto de las categorías. Para ello, las y los trabajadores de la UOM debemos no sólo parar, sino también llevar esos paros a una condición de paro activo con manifestaciones en todo el país.

Suscribite a Política Obrera