Ruptura de la asamblea de Olivos: una experiencia con los aparatos del FIT-U

Escribe China Rivas

Tiempo de lectura: 2 minutos

En la asamblea de Olivos, compuesta por estudiantes, trabajadores y jubilados de la zona, participaba un pequeño núcleo de seis a nueve miitantes que se identificaban con el PTS, el PO y Política Obrera. Desde Política Obrera, nuestra política era fogonear iniciativas de lucha. El PTS y el PO, por su parte, llevaban propuestas previamente pactadas, en función de exigir un paro al aparato de la CGT. El rosqueo de los grupos identificados con el FIT-U cansaba a gran parte de la asamblea.

La confusión política del 24 de Marzo le dio de lleno a nuestra asamblea. El domingo 24 llegamos a la cita del Encuentro Memoria Verdad y Justicia (EMVyJ) temprano, con un contingente al que se habían sumado más de 20 personas nuevas. Lo novedoso del asunto -en algunos casos, era la primera vez que marchaban un 24- les hizo seguir marchando hacia la plaza cuando el EMVyJ tardaba en salir, mientras se desarrollaba el acto kirchnerista. En ese preciso momento, sucedió el tironeo de la bandera, por un lado, de los participantes del PTS y, por otro, el resto de la gente. Fue un momento violento, ya que parte de la gente ya había comenzado a caminar para el lado de la Plaza de Mayo y la bandera al final quedó en el lugar. Como el PTS interviene con nueve militantes para ganar importancia a sus propuestas, ya desde hacía rato había rispideces con respecto a la votación en asamblea. Ahora, al PTS no le importó romper la asamblea, en nombre de lo que se había votado antes, pero sin tener en cuenta que había otras propuestas de la gente que vino a marchar ese día. Era evidente que debía volverse a debatir ahí mismo.

La situación era más que confusa. Pero esto no exime a cada organización de sus responsabilidades políticas. Al estar especulando con una marcha “unitaria” con los ajustadores de las provincias y los promotores de la militarización del Estado y de la reforma laboral, o sea el kirchnerismo, el FIT-U perdió tiempo de preparación de una columna independiente. Desde Política Obrera, de entrada, planteamos marchar en forma separada del PJ, la CGT y el kirchnerismo, porque sabemos que están siendo colaboradores de este gobierno. La hipocresiía a la orden del día: “¿Vas a marchar con Kicillof?”, dijo en ese instante una militante del PTS, ignorando que tanto el PTS como el PO pretendían marchar con los K y, si bien fracasaron sus tratativas, esto simbolizó un acercamiento político indisimulable.

Los miembros de la asamblea vemos la crisis profundizarse. La construcción de una alternativa a este Gobierno es urgente. ¡Seguir la lucha hasta que caiga! ¡No le aflojemos compañerxs!

Suscribite a Política Obrera