Aumento del gas: no es un tarifazo más

Escribe Luciana Diaz

Tiempo de lectura: 4 minutos

El Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) oficializó los cuadros tarifarios que comenzarán a regir desde abril para los usuarios residenciales, comercios e industrias. Allí se contempla el salto en el costo del gas, la distribución y el transporte.

Son porcentajes distintos los que barajan los analistas, pero todos son exorbitantes. Para algunos hogares los aumentos en las facturas finales partirán desde el 211% y llegarán a casi 460% dependiendo de a qué universo de la segmentación de subsidios pertenezca (Letra P).

En el caso de los comercios e industrias abastecidos por las distribuidoras, los incrementos finales para este mes oscilan entre un 600% y 800%, según las localizaciones geográficas y las categorías de consumo.

El secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, dijo que las facturas finales para los usuarios residenciales que tienen un consumo promedio de 102,3 m3 mensual (R23) pagarán $24.285, si son de ingresos altos (N1); $15.830, los de ingresos bajos (N2), y $23.678, los de ingresos medios (N3). Muchos analistas plantean que el zarpazo a los bolsillos será mucho mayor.

Pero además, las nuevas resoluciones contemplan la dolarización del cargo variable (es el que depende de los metros cúbicos que se consuman) y un aumento importante en el cargo fijo. Desde mayo las boletas se actualizarán mensualmente para mantener constante sus valores en los próximos meses a lo que se sumará el pico de consumo invernal.

Esto implica que en las boletas del gas, en lo referido al cargo variable, al igual que las de la luz y el agua, irán aumentando al compás del dólar. Y como este cálculo se realiza sobre los metros cúbicos consumidos, el aumento en invierno puede llegar a ser catastrófico.

Como si esto fuera poco, la nota de este miércoles fue que el Enargas decidió elevar el cargo fijo que pagan los hogares, con saltos que superan el 1.000% en algunos casos, según INFOBAE, pero para Agustín Gerez, ex director de energía argentina, los cálculos sobre los porcentajes de aumento del cargo fijo llegarán hasta el 5000%.

Para poner un ejemplo, tomando Metrogas que abastece al AMBA, solo de cargo fijo Letra P plantea que "para residenciales N2 de bajos ingresos, los incrementos en los CF van de $292 a $2.212 mensuales (657%) en la categoría de consumo más baja y de $1.308 a $52.852 (3.940%) en los niveles de consumo superiores a los 1.800 metros cúbicos mensuales."

La relevancia del cargo fijo radica en que se cobra todos los meses, durante todo el año, se use o no se use el gas.

Con este “regalo” agregado, el gobierno respondió a los reclamos de las empresas que pretenden plena cobertura de los gastos operativos durante todo el año ya que antes esto solo era garantizado por el aumento del consumo en invierno.

Pero además del cargo fijo, las empresas van a contar con tarifazos mensuales aplicados por el índice de devaluación y por una fórmula que estará compuesta por un 49% de la variación del índice salarial del sector privado; un 36,8% por la inflación mayorista y un 14,2% por la suba que registre el rubro “Materiales” del Índice de Precios de la Construcción.

Y esto es solo para abril. A partir de mayo, las boletas de gas registrarán un triple ajuste. Un aumento corresponde al nuevo precio del gas que se aplicará en el período mayo-setiembre y que deberán afrontar los hogares N1, comercios e industrias que ya no cuentan con ninguna clase de subsidios. En estos casos, el valor del gas de abril que está fijado en u$s2,89 por MBTU escalará a u$s4,43 por MBTU.

A esto se le suma que en abril comienza la quita de subsidios a los hogares de mejores ingresos. Todo apunta a una crisis de envergadura. Sólo retrocedieron en quitarles el subsidio por zona fría a los patagónicos.

Las ganancias de las empresas

Según los balances de la Comisión Nacional de Valores, las empresas relacionadas con la distribución del gas son de las que más ganaron en 2023, mientras subía la inflación y todavía no tenían dolarizadas las tarifas. En la lista están Metrogas, transportadora Gas del norte y Camuzzi Gas, entre otras.

Esta última, propiedad de Nicolás Caputo, incrementó sus utilidades en más de un 300% durante el 2023. Y durante todo el tercer trimestre del 2024 tuvo congelada la paritaria de sus trabajadores.

Además, con la inminencia de la dolarización de las tarifas, creció el valor de las acciones en bolsa de todas ellas, sin mencionar que gracias al gasoducto, el costo del gas es, en términos reales, menor que en años pasados.

Igual que durante los gobiernos anteriores no hay un solo control sobre los costos reales de producción y distribución y sobre lo que se hizo con los subsidios. Las empresas reparten dividendos y se siguen expandiendo a cuenta de la nuestra. Mientras las inversiones reales, como el gasoducto, también, con la nuestra. Las empresas no ponen nada y Fantino se está dando cuenta recién ahora, después de que le vino la cuenta de la luz.

Consecuencias

El gobierno estuvo pateando los tarifazos debido a su necesidad de aplacar la inflación. Pero como también le urgía dibujar un superávit, no rindió los subsidios que debía pagar en tanto no se efectuarán los aumentos de tarifas, generando deuda.

Un adelanto de las consecuencias que van a tener estas medidas se vio con la aplicación de los aumentos de la luz en comercios e industrias a los que les llegaron facturas millonarias que hacen insostenible el mantenimiento de la actividad. En los hogares, con salarios que no paran de perder poder adquisitivo desde el 2015,esta aplicación es imposible de pagar.

Los libertarios liberan las tarifas y el único precio que pisan es el del salario, prohibiendo paritarias que superen el 4% en abril. Es un cuadro insostenible.

LEER MÁS:

Indexación y dolarización: más que un tarifazo en el gas, un asalto a mano armada Por Silvia Jayo, 08/04/2024.

Tarifazo libertario: el subsidio a Techint lo pagan los usuarios Por Marcelo Ramal, 09/01/2024.

Suscribite a Política Obrera