¿Qué pasa en la UNTreF?

Escribe La Indocta (Política Obrera + independientes)

Tiempo de lectura: 4 minutos

La irrupción del movimiento estudiantil en la escena política nacional a través de la marcha federal en defensa de la educación pública, abrió una nueva perspectiva de lucha para el conjunto del pueblo argentino. En un contexto de arremetida histórica contra la clase trabajadora y sus conquistas, que van desde derechos laborales, hasta educación y salud pública, la respuesta estudiantil marcó un camino a seguir, ya que sirvió como canal para que puedan salir a reclamar contra la politica de ajuste del gobierno nacional no solo los estudiantes, sino también los trabajadores que ya no se referencian con los partidos patronales que se presentan como opositores, asi como con la burocracia sindical de la CGT, lo que le dio a la movilización un matiz importante en su composición de autoconvocados.

Los límites

Los límites de la movilización radican en los convocantes, que fueron los rectores y las agrupaciones estudiantiles alineadas con la Cámpora y Franja Morada. Las mismas que en el Congreso le ceden el mando político al gobierno muestran toda su incapacidad para darle continuidad a la lucha estudiantil. Usando una fórmula gastada que en este contexto ya no tiene margen de desarrollo: ya sea con la esperanza de un "hay 2027" o adaptándose a la propuesta del gobierno de negociar por lugar de estudio. Cuando lo que se le marcó al gobierno en la movilización fue un No rotundo al recorte presupuestario para educación. Es decir, nada que negociar.

Sin embargo está posición no es contradictoria, ya que cuando gobernaron los radicales de Franja Morada y los Kirchneristas de la cámpora todos le apuntaron en su plan económico a recortar el presupuesto educativo.

El frente de izquierda, un capítulo aparte

La izquierda, para sorpresa de todos, abandonó su posición de continuar la lucha hasta la victoria por la de convertirse en un factor de presión para que los que dirigen los centros de estudiantes o los sindicatos se pongan a la cabeza. En esto vamos a ser categóricos: los trabajadores y los estudiantes van a salir a luchar a pesar de las burocracias que hoy se encuentran enquistadas en los centros de organización de lucha. No podemos esperar a que la CGT llame un paro para salir a luchar contra la reforma laboral, así como tampoco podemos esperar a que La Cámpora convoque una asamblea en nuestra universidad para organizar la continuidad de la lucha que comenzó el 23. Lo tenemos que hacer nosotros y para eso nos tenemos que autoconvocar.

Ajuste para todos en la Untref

No importa la carrera que curses el ajuste nos afecta a todos por igual y agudiza los problemas que siempre tuvimos: falta de oferta horaria, cupo, apertura de nuevas comisiones, cierre de otras por tener pocos estudiantes, falta de becas, comedor estudiantil, diseño curricular al mejor estilo universidad yankee dónde los estudiantes, a diferencia de los que estudiamos en la Untref, no trabajan. En ese punto es preciso tener en cuenta que el 90% de los estudiantes de nuestra universidad son trabajadores que estudian, con lo cual el desenlace de esta problemática se resuelve con la expulsión estudiantil en forma indirecta.

Al recorte presupuestario se suma la agudización de la inflación y el avance de la precariedad laboral y el empleo informal que tiene como mayor protagonista a los jóvenes. Este contexto económico, político y social convulsionado, hace más difícil para un joven trabajador poder estudiar; con los tarifazos en el transporte, los sueldos por debajo de la linea de pobreza y el recorte de becas, es imposible poder cubrir los gastos mínimos que se necesitan en insumos, fotocopias, apuntes, libros, cuadernos y lapicera, para estudiar.

El centro mira para otro lado

Para organizar nuestra lucha por todas las reivindicaciones el centro de estudiantes debería estar a la cabeza. Sin embargo eso nunca pasó ya que la dirección de La Cámpora en Unión Universitaria desde hace años lo ha convertido en una secretaria de la gestión para contener la lucha estudiantil y en la misma linea lo ha puesto de modo servil al gobierno de turno. Es por eso que hoy cuando más necesitamos de esa herramienta historica nos encontramos con que los que lo dirigen están más preocupados por armar un festival que en convocar a una asamblea donde del debate colectivo entre los estudiantes le podamos dar salida a la crisis educativa. En ese sentido es que se aseguraron de ocultar la convocatoria a elecciones de centro, solo les interesa mantener su lugar como dirección del centro, están en cualquiera.

Nuestra tarea

Necesitamos autoorganizarnos e impulsar asambleas por carreras que confluyan en una asamblea integral de toda la universidad, para que podamos organizar la lucha de los estudiantes de la Untref. Las asambleas por carreras para debatir los problemas particulares y la integral para unir los que tenemos en común. De este debate saldrán las acciones que nos permitirán canalizar los reclamos para conquistar todas nuestras reivindicaciones.

LEER MÁS:

Yacobitti votó la Ley Bases: Fuera Yacobitti y los Rectores colaboracionistas de las Universidades Pongamos fin a una ‘tregua’ pactada a nuestras espaldas. Por Nicolás Morel, 10/05/2024.

El impasse de la lucha universitaria La orientación que necesitamos para un nuevo ´estudiantazo´. Por Marcelo Ramal, 08/05/2024.

La lucha universitaria, retomemos las asambleas, clases en la calle y piquetes Por Nicolás Morel, 04/05/2024.

Suscribite a Política Obrera