Telefónicos: enorme paro y movilización

Escribe Flavio Pereyra

Necesitamos profundizar el conflicto.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El paro y movilización convocados por FOETRA, y la Mesa de Unidad Sindical (MUS) el miércoles 20 de septiembre fue masivo. Los años de paz social no afectaron las reservas de lucha de los trabajadores de mayor antigüedad, y la participación de trabajadores sin experiencia sindical fue altísima.

El paro nacional afectó de forma contundente a casi todos los sectores: comerciales cerradas, y guardias mínimas que nadie quería hacer, cubiertas por UPJET, único gremio que carnereó.

El teletrabajo no frenó la tendencia al paro y movilización, y una enorme cantidad se movilizó desde sus casas, no de las oficinas. Las asambleas previas, virtuales y presenciales, fueron fundamentales. Los pocos sectores con menor adhesión estuvieron al margen de estas, y sin presencia de activistas que impulsen el debate.

El combustible es que la mayor parte de las categorías están debajo de cualquier estadística que mida el ingreso necesario para que una familia cubra sus necesidades. Los conformados de las escalas más bajas flotan debajo de la Canasta Básica, que mide la pobreza.

La movilización de 4.000 trabajadores fue contundente, y desde Corrientes y Callao, pasó por oficinas de Telefónica, Telecom y Claro, hasta Alem, donde se realizó un acto con Claudio Marín, Secretario General de FOETRA y directivo de la CTA de Yasky, como único orador, quién caracterizó que “la superinflación es un mecanismo intencional de los grandes monopolios que fijan precios para quedarse con mayor parte de los salarios”.

Ciertamente es intencional, pero pretende desconocer que es fomentada desde el propio Estado. El “impuesto inflacionario”, como se llama, fue acordado con el FMI para reducir el déficit fiscal con el objetivo de pagar intereses de la deuda, así como la reducción de los presupuestos de educación y salud. Por más que lo pretenda esconder, el derrumbe del gobierno es el de esta política.

Marín repite que Telecom es Clarín, una empresa-partido político que opera el proceso electoral para forzar un cambio de política económica, más violenta contra los trabajadores. ¿Recién toma nota de cómo operan las empresas en el capitalismo? La paz social, que durante 16 años Foetra abrazó, ya no es viable, ni aún ganando Massa, por la bancarrota económica que asoma.

Con una inflación mensual superior al 12%, el 34% votado en el plenario de delegados quedará rápidamente retrasado. Las empresas tienen en la manga la “conciliación obligatoria”, que debería dictar el Ministerio de Trabajo “nacional y popular”, para intentar frenar el conflicto.

Necesitamos profundizar decididamente la lucha para quebrar la política de hambre de las empresas, el desgaste de un conflicto lento favorece a las empresas. Debemos ganar confianza en nuestras propias fuerzas, y convertirnos en un factor decisivo, tomando el conflicto en nuestras manos.

LEER MÁS:

Telefónicos al paro y movilización La paz social agotada. Por Flavio Pereyra, 20/09/2023.

Telefónicos: la burocracia con el gobierno, no con el salario Por Flavio Pereyra, 03/08/2023.

Marín prefiere el silencio: Congreso Nacional Telefónico a boca cerrada Por Flavio Pereyra – (Congresal Fattel - Foetra Bs As), 12/05/2023.

Suscribite a Política Obrera