La campaña del FITU contra la “casta”

Escribe Patricia Urones

Tiempo de lectura: 3 minutos

En un reciente artículo Prensa Obrera denunció la corrupción del gobierno de Menéndez: “Hace horas se presentó una denuncia por malversación de fondos y enriquecimiento ilícito contra el intendente de Merlo en uso de licencia, Gustavo Menéndez…” (Prensa Obrera, 7/10).

El “enriquecimiento ilícito” de los intendentes del conurbano y de la burocracia estatal en general es bien conocido, pero este “carpetazo” ha sido una maniobra de Othacehé, que tiene enlaces en los tribunales de Morón. El Partido Obrero Oficial no parece haberlo advertido. El texto sigue, “Mientras ellos viajan a Europa sin restricciones y acceden a mansiones en barrios privados, para cualquiera de nosotros es imposible acceder a la vivienda propia”. El “ellos”, se refiere, como más adelante señala la nota, a “los políticos capitalistas”. El mismo razonamiento, aunque sin adjetivarlo como “capitalistas”, fue planteado en forma vulgarmente repetitiva por Patricia Bullrich durante toda su campaña, y por Milei, responsabilizando a la corrupción kirchnerista unos y a la corrupción de la política los otros, por la “pobreza de los argentinos”. Es, de un modo más general, el reclamo de las cámaras patronales, que se exculpan de su responsabilidad en la crisis social echándole la culpa a la ineficiencia y la corrupción de los funcionarios públicos que ellos coimean. Pero mientras los “políticos” roban de la caja del Estado, las patronales les roban a los trabajadores la gran parte del trabajo realizado por estos. Es correcto decir también que “la burguesía nacional” ha surgido y sobrevive, si y solo sí, sobre la base de los privilegios con los que ha sido beneficiada históricamente como proveedora del estado y también con sendos subsidios. La alusión a la corrupción de Menéndez y a que “todos son Insaurralde” pone el foco en la podredumbre del personal político. Pero la corrupción es un emergente de la decadencia del capital, por lo cual, para terminar con la corrupción y la pobreza, hay que terminar con el capitalismo. Prensa Obrera cierra llamando a votar al FITU y en una última oración descolgada, a luchar en las calles. La última oración es un canto a la bandera porque si de lo que se trata es de “echar a los políticos corruptos”, con el voto bastaría.

En otra nota, en Izquierda Diario, el PTS denuncia el “reciclaje de la casta”(ID, 1/09). La nota afirma que el candidato a Intendente de Merlo por LLA, Eduardo Varela, y parte de su lista, son personajes que provienen de las listas de JxC y UxP. Denuncian la venta de cargos y la intervención de Massa en estos armados para poner de manifiesto la falsedad del discurso de Milei contra la “casta”. Hace una aclaración que llama la atención: que el armado de Varela expresaría “lo más rancio de la casta”, ¿significa que habría una casta más fresca? El PTS afirma que hay un reciclaje, pero este solo sería uno más, pues Varela representaría solo uno de los tantos casos de políticos que se panquequean de un lado al otro porque acuerdan en lo fundamental, “que la crisis la paguemos los trabajadores”. Es decir, que la actual, es una crisis como tantas otras hemos tenido. No ha reparado en el dato político principal que han dejado las elecciones, el derrumbe del peronismo e, inmediatamente después, el retroceso abismal de su, digamos, opositor histórico. Este reciclaje no es simplemente el cambio de ropaje de un conjunto de funcionarios, refleja, en realidad, una crisis del régimen social y político algo que la nota ni siquiera enuncia en palabras. La denuncia superficial del reciclaje de la vieja política, tiene un objetivo, presentar a los candidatos del FITU como la “nueva política”.

Tanto el Partido Obrero como el PTS basan sus campañas en la denuncia de la corrupción de los políticos capitalistas o en que pertenecen a la vieja política. Apuntan los cañones contra el personal de las patronales. En estos términos, la transformación, para el FITU, pasaría por renovar el plantel del estado con políticos “que no se venden”, sin ir a una transformación social de las relaciones sociales que se encuentran en la base de la sociedad. La campaña democratizante del FITU lo encuadra estratégicamente como una variante reformista del régimen social capitalista.

LEER MÁS:

Un régimen político “como agua para chocolate” Por Emiliano Fabris, 13/10/2023.

Merlo: el ascenso de Milei y el derrumbe del peronismo Por Julio Gudiño, 11/10/2023.

Juicio a CFK: la ´grieta´ en el FIT-U Por Julián Asiner, 04/09/2022.

CABA: la ‘casta’, de Pablo Iglesias y Myriam Bregman, a Javier Milei, el pollo de Eurnekian Por Dipi, 16/09/2021.

Suscribite a Política Obrera