Tucumán

El voto de los obreros del limón a Milei y a Massa

Escriben Daniel Blanco y Jacyn

Tiempo de lectura: 3 minutos

En el balotaje, el partido de Milei derrotó por segunda vez al peronismo en la provincia, luego de su derrota en las PASO. Las provincias del “Norte Grande” eran una de las principales apuestas del oficialismo. Solamente pudo imponerse en dos -Formosa y Santiago del Estero- de las diez que componen la región.

Milei triunfó en la capital tucumana, donde obtuvo la mayor diferencia a su favor, pero también en varios departamentos del interior, entre ellos, Tafi Viejo, Lules, Chicligasta. En estos tres departamentos se concentran gran parte de los trabajadores del limón. En Famaillá, Alberdi y La Cocha, que también son departamentos con altísimo nivel de trabajadores limoneros, Milei perdió por poco margen.

Todas estas zonas limoneras, donde están asentados la mayoría de los empaques y fincas, y también buena parte de los ingenios azucareros, eran consideradas, hasta ahora, ´bastiones´ electorales del peronismo. ¿Qué refleja este giro electoral?

Los obreros cosecheros del limón, que representan la mayoría de los obreros del limón, están sometidos a condiciones de trabajo y salariales por debajo de los umbrales de supervivencia. El trabajo a destajo, en pocos años, destruye su salud. Los salarios de pobreza no permiten sortear el periodo entre cosechas, lo que obliga a muchos de ellos a abandonar sus familias para migrar a trabajar en el campo en otras provincias. El abismo social entre los obreros del limón y las patronales es sencillamente fabuloso: 50 mil trabajadores son explotados por diez grandes firmas que concentran el 80% de la producción limonera y facturan 550 millones de dólares anuales. Argentina ocupa el cuarto puesto del ranking de los principales exportadores de fruta fresca y de derivados industriales del mundo.

La burocracia sindical de UATRE -copada por el pejota y asociada a estas grandes patronales- ha sido fundamental para perpetuar las penurias del proletariado del limón. Los trabajadores vienen desarrollando, contra esa burocracia, un intenso esfuerzo por conquistar ciertas reivindicaciones claves, fundamentalmente, referidas al salario, el subsidio intercosechas y a otras prestaciones entre temporadas. Así fue cómo se desarrolló la Coordinadora Autoconvocada del Limón, asumiendo la iniciativa de la lucha frente al inmovilismo de la burocracia. El gobierno provincial ha tenido que reconocer -como resultado de piquetes y movilizaciones- a los delegados autoconvocados como interlocutores legítimos del movimiento. La burocracia de UATRE ha ido a la zaga, buscando reposicionarse para liquidar un fenómeno que, finalmente, podría extenderse también a otros gremios.

Este choque entre los trabajadores del limón y la burocracia de UATRE se coló en el proceso de ´normalización´ de la delegación provincial que ordenó el sindicato. El episodio más agudo fue el ocurrido en Santa Lucía, donde una fuerte movilización de los trabajadores contra la proscripción de la opositora Lista Blanca obligó a la suspensión de las elecciones en la seccional y a una nueva convocatoria. Muchos de los activistas del limón fueron candidatos de Política Obrera en las elecciones provinciales y militaron el voto.

La idea de “un cambio”, en la convicción de que nada puede ser peor que lo que están soportando actualmente, actuó como un imán para atraer el voto limonero en el balotaje presidencial, en la expectativa, fundamentalmente, de liquidar a la burocracia asociada al tándem Manzur-Jaldo que hacía campaña por Massa. Naturalmente, esta ilusión se desvanecerá rápidamente. El gobernador Osvaldo Jaldo se apresuró a anunciar su propio ´plan motosierra´: una poda del 13% del presupuesto, recortes a los municipios y en la planta provincial, junto a una rebaja de la alícuota de ingresos brutos de 7 % a 5,5 %, en beneficio de la burguesía local. Esto le ha valido la felicitación nada menos que de Ricardo Bussi, el socio tucumano de Milei, por su “alineamiento”. La burocracia de UATRE -que en el pasado reciente constituyó la ´pata sindical´ del gobierno Macri- hará, a su turno, lo propio. Los vasos comunicantes con el gabinete que viene anunciando el presidente electo son numerosos.

En el marco de la campaña por el balotaje, Política Obrera desarrolló una intensa agitación contra los dos candidatos antiobreros, planteando el voto en blanco. Se realizaron varias charlas y actos en la provincia, muy concurridos, de los que participaron decenas de compañeros del limón, quienes salieron con un panorama y una perspectiva. Son compañeros que estuvieron a la cabeza, en los días previos al balotaje, de importantes cortes de rutas por sus reclamos. Esa vanguardia política está llamada a jugar un papel fundamental en esta etapa.

LEER MÁS:

Un Menem con peluca El golpe de Estado económico está en marcha. Nota de tapa de Política Obrera N°83 edición impresa, 22/11/2023.

Sobre los escombros del peronismo, emerge un semi-bonapartismo de derecha Después de Alberto y CFK, también Massa se toma licencia de las funciones de gobierno. Por Marcelo Ramal, 20/11/2023.

UATRE Santa Lucía Tucumán. Contra el fraude y la intervención burocrática, se afirma la lucha por elecciones democráticas. Por Diego Carrazán, 15/11/2023.

Suscribite a Política Obrera