La burocracia de la Federación de la carne camufla una paritaria a la baja

Escribe Sebastián Chirino

Tiempo de lectura: 2 minutos

La Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados, liderada por Alberto José Fantini, informó mediante un comunicado en su página de Facebook que “alcanzó una recomposición salarial y nueva base de negociones del 324,5 % al mes de marzo de 2024”. Los 324,5 puntos porcentuales de recomposición salarial informados son un maquillaje que camufla un acuerdo magro, muy inferior, por ejemplo, con la evolución real del precio de la carne que de abril del 2023 a la fecha aumentó en torno al 400 %. El acuerdo se firmaría este martes con las cámaras patronales.

El 324,5 % está compuesto por una suma no remunerativa, a cuenta de la paritaria futura, de 150.000 pesos a cobrar con el sueldo de enero más un 190 %, que se cobra también en enero, y un 230 % a cobrar en marzo. Estos números porcentuales corresponden a la devaluada base salarial de abril del año pasado, no al sueldo actual de los trabajadores de la carne. Consultados por el acuerdo, trabajadores del Frigorífico Rioplatense informan que el aumento total, de enero a marzo, representa un 43,47 %, es decir un aumento por debajo de las estimaciones inflacionarias para los mismos meses.

En el mismo frigorífico consultado, los salarios al mes de enero van desde los 360.000 pesos mensuales para la categoría inicial, hasta los 740.000 para las más altas; es decir que, hasta enero, el promedio salarial estuvo en paridad con la canasta de pobreza. Según el informe del INDEC del 16 de enero, una familia de 4 integrantes necesitó en diciembre 495.798 pesos para no ser pobre.

El salario de pobreza -que se mantendrá incluso con este acuerdo hasta marzo- es solo un aspecto de la situación a la que están sometidos los trabajadores de una de las industrias más activas del país. La mayoría de los frigoríficos se basan en el trabajo a destajo y en negro en sus diferentes formas. La oscuridad de informes sobre las condiciones laborales y de contratación en toda la cadena productiva de la industria de la carne es absoluta y cuenta con protección tanto de la burocracia sindical como del Ministerio de Trabajo, sin importar el signo político del gobierno de turno.

La burocracia de la Federación Gremial de Fantini, un histórico aliado de las patronales y verdugo de los trabajadores, no hace más que una operación mediática destinada a ganar algunos títulos periodísticos, que no engaña a ningún trabajador de la industria de la carne. Por ese motivo solo se informó del acuerdo mediante las redes sociales; no hay registros de asambleas en ningún frigorífico del gremio.

Una deliberación de los trabajadores de la industria de la carne tiene que tener como base un aumento inmediato del 100 % sobre el salario de enero, la actualización mensual por inflación y la lucha contra el trabajo en negro en todas sus formas.

LEER MÁS:

Las paritarias bajo el gobierno de Milei La CGT acompaña el desacople de los salarios de la inflación. Por Pablo Busch, 14/01/2024.

Milei impulsa la derogación del derecho de huelga en toda la industria de exportación Aceiteros, portuarios, petroleros, mineros, industria automotriz. Por Jorge Altamira, 25/12/2023.

Paro de la carne: un cierre que consolida la miseria Por Pablo Busch, 26/10/2022.

Suscribite a Política Obrera