La docencia tucumana va a la huelga contra Jaldo

Escribe Raquel Grassino

Los sindicatos docentes convocan a un paro de 72 hs.

Tiempo de lectura: 4 minutos

El nuevo Frente de Unidad Docente Estatal en Tucumán, FUDE, convocó a un paro docente por 72 horas. El FUDE está integrado por ATEP (Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales); APEMyS (Agremiación del Personal de Enseñanza Media y Superior); y la UDT (Unión Docentes Tucumanos).

La medida fue comunicada por el secretario general de ATEP, Hugo Brito, y se extenderá desde el 14 hasta el 16 de febrero. El 14 es la fecha fijada por el gobierno para que los docentes se reintegren a las escuelas. El 1° de marzo es la fecha fijada para el reinicio de las clases.

La decisión del paro surgió luego que el FUDE reclamó una audiencia con carácter de urgente a funcionarios para discutir el cierre de las paritarias 2023 antes de iniciar las discusiones paritarias para el 2024. El gobierno no atendió el pedido y mantuvo el 19 de febrero como fecha para iniciar las discusiones salariales para el 2024. Mientras, los gremios plantean que “resolver el cierre del acuerdo paritario de 2023 es una condición necesaria para comenzar a discutir las condiciones laborales y salariales de la docencia para el año en curso”. El gobierno viene maniobrando con la docencia y el conjunto de los estatales otorgando desde diciembre bonos fijos de 40 mil pesos, una burla con el agravante de que a lo largo de estos meses se fue devaluando frente al creciente proceso inflacionario.

Los dirigentes del FUDE han planteado que el desfasaje salarial durante el año 2023 en relación al proceso inflacionario ha sido del 100% y que ese es el reclamo para cerrar las paritarias del 2023.

A todo esto, los ingresos de la docencia van a sufrir otro golpe a partir de la decisión del gobierno nacional de frenar los aportes nacionales, léase Incentivo Docente, Material didáctico, conectividad, y otros fondos compensadores.

Este mes los docentes cobraremos menos que en noviembre de 2023.

El paro de 72 hs. ha sido convocado desde arriba, por las comisiones directivas. En el caso de ATEP ha convocado a asambleas zonales de delegados sin mandatos para el día 15F y 16F y prevén el congreso provincial para el 19F. O sea que no está prevista una deliberación de las bases docentes, algo elemental si se pretende llevar adelante una lucha de la envergadura que requieren las circunstancias actuales, tampoco está prevista la convocatoria a ninguna movilización, o sea que no serán jornadas de lucha activa.

El paro es necesario. La dirigencia lo declara, pero también lo hizo el año pasado. La docencia tucumana no olvida la afirmación de parte de Brito de que no iba permitir que ningún docente tuviera ingreso por debajo de la línea de pobreza que hoy la representa un ingreso de 500 mil pesos. Con esa bandera ATEP convoco en el mes de agosto del 2023 a un paro de 48 hs. y que si no había respuesta se iba a un paro por tiempo indefinido. El primer día de paro se lo convocó con concentración en la plaza Independencia, convocatoria que dio lugar a una irrupción masiva de la docencia. Alrededor de 20 mil docentes respaldaron lo que aparecía como una disposición de la conducción sindical de ir a una lucha a fondo. Sin embargo, mientras se producía la concentración, el gobierno disponía por medio de la Secretaria de Trabajo la conciliación obligatoria y Brito, apenas culminada la concentración, inventaba un congreso provincial del gremio que aceptaba la conciliación, llevaba al muere el “plan de lucha” y con ello habría las puertas para que el proceso inflacionario tuviera zona liberada para ir destruyendo mes a mes los salarios de la docencia. Hoy más del 90% de la docencia está debajo de la línea de pobreza.

Esos hechos han quedado grabados en la conciencia de la docencia. Brito no ha dicho nada sobre qué conducta asumiría ante una eventual convocatoria a conciliación. El miércoles pasado, Jaldo frente al anuncio de un paro de la UTA nacional para todo el interior del país, no vaciló en reclamar la conciliación obligatoria que rápidamente fue aceptada por la UTA. Por otro lado, este viernes frente a una concentración minúscula de docentes, los dirigentes de un sindicato fantasmal (SIDOT) informaron que el gobierno iba a anunciar en febrero una serie de medidas para mejorar los salarios. Es previsible que el gobierno maniobre, otorgando alguna migaja y vuelva a usar el recurso del arbitraje estatal para obligar al levantamiento de los paros anunciados.

Con este escenario, la tarea del activismo se debe concentrar en autoconvocar a asambleas escolares para ratificar el paro y los reclamos y por esa vía coordinar una autoconvocatoria para el mismo 14 de febrero (primer día del paro de 72 hs.) en la plaza Independencia.

Por un aumento del 100% del básico, indexado mensualmente. Por paritarias ya. Por paritarios electos en una asamblea provincial. Por un salario igual a costo de la canasta familiar. Aumento presupuestario para poner las escuelas en condiciones. No inicio de las actividades educativas hasta que respondan a los reclamos.

LEER MÁS:

El ‘ajuste’ contra las provincias, el inicio del año escolar y las paritarias docentes Por Marcelo Ramal, 09/02/2024.

Por una huelga general docente para derrotar la ofensiva antieducativa de Milei y los gobernadores Sábado 10 de febrero – Conferencia Nacional de la Tendencia Docente Clasista. Por Emiliano Fabris, 06/02/2024.

Tucumán: el gobierno de Jaldo ajusta a la docencia Asamblea General para organizar el no inicio. Por Raquel Grassino, 06/02/2024.

Suscribite a Política Obrera