Universidad de Tucumán: paro y movilización contra el ajuste de Milei, Jaldo y los rectores

Escribe Anahí Rodríguez

Tiempo de lectura: 2 minutos

En consonancia con el paro nacional de la CONADU H del 26 de febrero, ADIUNT, el sindicato de la docencia universitaria de Tucumán, convocó a una concentración en la Plaza Independencia. A la misma confluyeron no sólo docentes universitarios y preuniversitarios sino también los autoconvocados docentes, estudiantes secundarios, trabajadores de la cultura y diferentes agrupaciones.

ATEP, el sindicato de la docencia provincial, llamó a adherir al paro de CTERA pero no hizo ningún tipo de convocatoria. Eso no impidió que el debate recorra las escuelas y un sector se haya movilizado frente a la convocatoria de ADIUNT.

El paro en la Universidad Nacional de Tucumán tuvo un alto acatamiento, y una participación muy activa de la docencia ganando las calles. En el acto, los oradores de la ADIUNT no sólo denunciaron el congelamiento del presupuesto educativo y el irrisorio ofrecimiento del gobierno en la paritaria nacional, sino también el ataque a los estudiantes por parte del Rectorado UNT, que impuso una inscripción para las escuelas preuniversitarias desde $70.000 o cuotas con interés, y el incremento de los llamados “bonos” que rigen en algunas facultades como es el caso de Económicas, Educación Física, Agronomía, Arquitectura, Derecho, Medicina y Exactas, que rondan entre $10.000 y $40.000. El proceso de arancelamiento por parte de las autoridades de la Universidad, en medio de una inflación galopante, está empujando a que diversos sectores estudiantiles comiencen a organizarse. Esto demuestra, una vez más, que no se puede depositar ninguna confianza en las autoridades que dirigen la universidad, ya que, de una u otra manera, ante el ajuste general, han asumido la tarea de aplicarlo en el ámbito universitario.

Quien tiene la postura de asociar los reclamos educativos de la docencia universitaria con la política de los Rectores es la conducción de la CONADU H. Es una política que lleva a un callejón sin salida.

La unidad para derrotar las políticas de destrucción educativa será en las calles, con los sectores estudiantiles y los trabajadores.

El paro del 26F en la UNT fue un anticipo de lo que vendrá. El miércoles 28, ADIUNT convocó a una asamblea general con el propósito de discutir un pliego de reclamos y las acciones de lucha orientadas a lograrlos. Ante la pasividad de CONADU H, que solo tiene en agenda un paro de 24 horas sin fecha y un congreso de delegados, tardío, el 15 de marzo, vamos a la lucha. Hemos impulsado una serie de iniciativas de coordinación con sectores no docentes y estudiantiles para desenvolver una lucha de conjunto en la UNT.

Suscribite a Política Obrera