El paro del 9 en Bahía Blanca

Escribe Emiliano Fabris

Tiempo de lectura: 2 minutos

En el marco del paro general, se desarrolló un acto y luego una movilización en la Plaza central de la ciudad convocada por el cuerpo de delegados de SUTEBA Bahía Blanca. También convocó ADUNS, el sindicato de docentes universitarios. En las escuelas públicas, la adhesión fue por arriba del 50% y muchas directamente cerraron. Movilizó una importante presencia el Sindicato de Aceiteros con cerca de 100 compañeros. La mayor parte de la concurrencia fue de las organizaeciones de izquierda. No participó ninguno de los tres sindicatos que conducen la CGT bahiense. La mayor parte de los comercios y la totalidad de los supermercados estuvieron abiertos. No hubo, en cambio, funcionamiento alguno del transporte público ni de las dependencias municipales. Las plantas del Polo Petroquímico, como Dow, funcionaron con guardias mínimas.

Durante el acto, el secretario general de Aceiteros sostuvo que “no se puede esperar más” a una lucha frontal contra Milei, en lo que fue, al menos objetivamente, una crítica al paro dominguero de la CGT. El sindicato viene de realizar un paro general cuando se trató la Ley de Bases en la Cámara de Diputados y en reclamo contra la reinstalación del impuesto a las ganancias. También destacó la movilización del 23 de abril en defensa de las universidades públicas. Una compañera del Centro de Estudiantes de Humanidades de la UNS llamó a la unidad-obrero estudiantil, criticó por aislado el paro de la CGT y llamó a una autoorganización. Otros oradores destacaron la actividad de la Asamblea Abierta de la cual eran parte la mayoría de los sectores presentes en el acto. Cristina Castro, madre de Facundo Astudillo Castro, quien se encontraba en la ciudad por la causa abierta por la desaparición seguida de muerte de su hijo en manos de la policía bonaerense, tomó la palabra y denunció la grave situación que enfrenta la clase trabajadora. Mencionó que continuará su lucha por exigir justicia por la muerte de Facundo.

De los sindicatos hablaron, además de Aceiteros, SUTEBA, ADUNS y UMSur (músicos). También habló una representante de La Garganta Poderosa y un representante de una organización de jubilados perteneciente al PJ. Salvo lo mencionado, no hubo planteos críticos hacia la CGT y se destacó la necesidad de una movilización para frenar la Ley de Bases en el Senado. La conducción del SUTEBA no abrió el micrófono a las corrientes de izquierda presentes (FITU, Política Obrera), a pesar de que la dirección del sindicato se identifica como una corriente política conocida. Esta censura contrastó con lo sucedido la semana previa, en el acto del 1ero de mayo, cuando se expresaron todas las organizaciones participantes. La “unidad para luchar” que expresa el dirigente Gandolfo, en esta oportunidad excluyó a por lo menos a la mitad de los asistentes. La censura está asociada a una convergencia sistemática con la CGT,

Participamos de la movilización la Tendencia Docente Clasista y Política Obrera, marcando la perspectiva de preparar una huelga general contra la Ley de Bases y el gobierno liberticida.

Suscribite a Política Obrera