Las vicisitudes judiciales de CFK en la campaña electoral

Escribe Jacyn

Tiempo de lectura: 4 minutos

“Lunes negro para CFK” titularon los medios opositores sobre la decisión de la Cámara de Casación Penal de reabrir dos causas en las que la Vicepresidenta había sido sobreseída. El fallo se conoció al día siguiente de la derrota del chaqueño Jorge Capitanich, alfil del kirchnerismo. Del otro lado del mostrador, Página/12 calificó: “El lawfare ataca de nuevo”. Poco después, para sellar política y judicialmente el rumbo emprendido por Casación, la Corte Suprema avaló la constitucionalidad de la “ley del arrepentido”, al rechazar un recurso presentado por la defensa del exministro Julio De Vido en el marco de la llamada “causa de los cuadernos”. La salvedad, se verá enseguida, es que la Corte no adoptó una decisión de fondo, sino de forma, ya que desestimó el planteo por falta de sentencia definitiva.

Las dos causas en las cuales CFK y un conjunto de funcionarios y empresarios deberán ser sometidos a juicio oral son las de Hotesur-Los Sauces y la que sigue la firma del memorándum de entendimiento con Irán, iniciada a partir de una denuncia presentada por Alberto Nisman pocos días antes de su muerte.

En la primera, un tribunal había desestimado proceder al juicio oral por ausencia de delito. La investigación vinculaba a los empresarios Lázaro Báez -socio y amigo de Néstor Kirchner y contratista privilegiado de la obra pública en Santa Cruz-, Cristóbal López y Fabián de Souza con el pago de una tarifa anual para reservar de manera permanente las habitaciones de los dos hoteles del matrimonio K, supuestamente para alojar a sus empleados. Para los acusadores, las habitaciones nunca habían sido utilizadas, o al menos nunca en su totalidad, y simplemente se trataba de una maniobra de retorno de los fondos devengados a Báez por el gobierno kirchnerista. Para el tribunal que sobreseyó en primera instancia a los acusados, en cambio, la operación era legítima, ya que las transacciones fueron bancarizadas y se presentaron facturas y recibos en regla, por lo tanto, no tenía sentido continuar con el juicio. Los jueces que dictaron ese fallo fueron apartados por Casación, que ordenó la formación de un nuevo tribunal.

En el caso del memorándum con Irán, la causa penal fue desestimada en dos oportunidades, una por el juez Daniel Rafecas y otra por el Tribunal Oral número 8, las dos veces por “inexistencia de delito”. “Es otro de los expedientes que subsistieron gracias a los manejos de Bonadio, que creó una causa colectora”, asegura Página/12 (19/9). El memorándum había sido aprobado por el Congreso, pero nunca se puso en práctica porque el parlamento iraní no lo ratificó, probablemente porque jamás se levantaron las alertas rojas y órdenes de captura dictadas por Interpol contra los funcionarios iraníes imputados. Esto fue ratificado por Interpol y públicamente por su exsecretario Ronald Noble. Según la prensa de ´la opo´, la Justicia “probó” el rol de Irán en el ataque a la embajada de la Amia e incluso el asesinato de Nisman, aunque no existe veredicto que lo avale.

Esta sucesión de fallos se precipita a un mes de las elecciones generales, ganando los titulares de los diarios y manteniendo en vilo la situación judicial de CFK, apartada por decisión propia de la campaña de Sergio Massa. ¿Alguien tiró de la cuerda para devolver a la primera plana de los medios los desaguisados de la Vice en funciones? ¿Se trata de un intento postrero por insuflarle aire a la alicaída candidatura de Juntos por el Cambio? Como en las novelas policiales, se alinean los sospechosos de “querer terminar con el kirchnerismo”, entre los cuales revistan también varios de los actuales oficialistas.

Por el otro lado, el dictamen supremo sobre la constitucionalidad del rol de la ley que premia la delación deja todavía mucha tela para cortar. En Brasil, el fallo de un juez del Supremo Tribunal de Justicia dio por tierra toda la causa Odebrecht en un santiamén, que había tenido coletazos en todo el continente y que había partido de las oficinas del Departamento de Estado. Llegó a calificar la prisión de Lula como “un error histórico” y el origen de todos los males que afectan a la ´democracia´ brasileña, por referencia a Jair Bolsonaro y sus huestes fascistoides, que se impusieron cuando el líder del PT fue sacado forzadamente de la carrera electoral. En ese fallo, el juez compara la delación premiada con métodos de tortura medievales. Resuena la frase atribuida al fallecido juez Bonadio, cuando enrostraba a los empresarios mencionados en los cuadernos que “la sortija es para pocos”, para apurar sus ´confesiones´. La "causa de los cuadernos" alberga a 158 procesados por 540 delitos. En el juicio oral serán citados a declarar 899 testigos. Toda la "patria contratista" está sentada en el banquillo de los acusados. El imperialismo yanqui y europeo, por su parte, continúa empeñado en romper el monopolio de la obra pública en manos de la burguesía local.

Las alternativas judiciales de los K y la injerencia en la justicia argentina se procesan en el marco de una crisis histórica de las relaciones sociales y de régimen político.

LEER MÁS:

La Corte ´jubila´ a un alfil judicial de CFK Por Federico Fernández, 08/09/2023.

Cristina 2023, Casación 2024 La inhabilitación para ejercer cargos públicos no es constitucional. Por Jacyn, 03/04/2023.

Paolo Rocca, ¿por qué no le dan Báez y CFK la oportunidad de un arreglo extrajudicial? Por Jacyn, 18/03/2023.

Lázaro, levántate y anda Por Jacyn, 02/03/2023.

Una condena provisoria, una jubilación condicional Por Marcelo Ramal, 07/12/2022.

Una excursión a los “sótanos de la democracia” Por Jacyn, 06/12/2022.

Juicio por la obra pública: la madeja de “Vialidad” Por Jacyn, 02/08/2022.

Suscribite a Política Obrera