Tucumán: a pesar de la burocracia, la docencia paró masivamente

Escribe Raquel Grassino

Importante movilización autoconvocada.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El paro nacional de CTERA fue parcial, ya que solo en ocho provincias comenzaban las clases, mientras que en el resto se inician el 1 de marzo. Sin embargo, CTERA informó que la adhesión a la medida fue cercana al 80 % en provincia de Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Mendoza, San Luis, Santa Fe.

En Tucumán- los sindicatos agrupados en el Frente de Unidad Docente Estatal (FUDE) -que agrupa a ATEP, UDT y APEMyS- adhirieron tímidamente al paro nacional, sin realizar ninguna asamblea o plenario de delegados y mucho menos alguna convocatoria a movilizar. Los gremios agrupados en la CGT (AMET, SADoP), por su lado, le dieron la espalda al paro saludando la convocatoria del gobierno nacional del martes 27 junto a las patronales de la educación privada y los emisarios de los gobernadores.

Pese a todo, según informan las supervisoras, el paro tuvo un acatamiento de prácticamente el 90% en toda la provincia, lo cual es una clara señal del descontento reinante en la docencia local.

En ese escenario, los Docentes Autoconvocados llamamos a darle un carácter activo a la jornada, convocando a una concentración en Plaza Independencia confluyendo junto a los docentes universitarios nucleados en ADIUNT que pararon adhiriendo al paro nacional de CONADU H. Alrededor de un centenar de docentes provinciales se sumaron a la autoconvocatoria. En la plaza hubo distintos oradores. En todos los casos se denunció el ataque del gobierno nacional y sus cómplices del Congreso y los gobernadores a los salarios y jubilaciones.

En Tucumán continúa sin resolverse la paritaria provincial. Desde el FUDE venían reclamando un aumento del 100% para cerrar la paritaria del año 2023. Incluso habían convocado a un paro de 72 horas si no había respuesta. Como era de esperar, no la hubo, y la burocracia del FUDE no sólo suspendió la huelga hasta nuevo aviso, sino que también ha licuado el planteo de un aumento salarial que cubra el desfasaje de los salarios acumulados en relación a la inflación 2023, como cuestión central antes de dar inicio a las discusiones por la paritaria 2024.

El secretario general de ATEP, Hugo Brito, respecto de la negociación local, mantiene su discurso de recomposición del 2023 aunque ya no dice cuales son las cifras que reclama. Según declaró en los medios, “confía” en el diálogo con el gobierno para que los docentes alcancen un “salario digno”. Llama a confiar en quienes vienen realizando un ajuste no solo salarial, sino también con cierre de escuelas de nivel secundario y de educación superior. La burocracia ha decidido desconocer los mandatos de las asambleas zonales que sesionaron semanas atrás, planteando que será el Congreso, una instancia completamente regimentada, donde finalmente se decida la política a seguir.

Es necesario impulsar las asambleas escolares que ratifiquen el mandato de las asambleas zonales que votaron la necesidad de aumentos que van del 150 al 273% y si no hay respuesta del gobierno, concretar el paro de 72 horas como advertencia y antesala de una huelga por tiempo indefinido.

LEER MÁS:

Primer balance del paro nacional docente de CTERA Por Emiliano Fabris, 26/02/2024.

Suscribite a Política Obrera