24M: Aparición con vida de las desaparecidas en democracia

Declaración de la Asamblea Nacional de Familiares de Víctimas de Femicidio, Transfemicidio y Desapariciones por las desapariciones en democracia.

Tiempo de lectura: 3 minutos

De cara el 24 de marzo, Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, familiares de víctimas de desaparecidas en democracia y femicidios territoriales e impunidad nos hemos reunido para poder expresarles la situación terrible que vivimos. Las desapariciones forzadas no han terminado con la dictadura, y creemos importante destacar en esta fecha que durante la democracia también se han llevado a nuestras hijas, hermanas, tías, sobrinas, amigas y no sabemos dónde están. Y a quienes encontramos, fueron abusadas y torturadas hasta la muerte. Según un relevamiento realizado por la Colectiva de Intervención ante las Violencias (CIAV) y datos oficiales de 1990 al 2023 se registraron más de 6 mil desapariciones, mayoritariamente mujeres de entre 12 y 18 años.

Desde los distintos gobiernos, las respuestas que recibimos nos recuerdan a aquella época terrible, no están ni vivas ni muertas, y se niegan a buscarlas o, en complicidad con quienes se las llevaron, las mantienen cautivas. La violencia institucional contra los familiares que van a denunciar y exigen la búsqueda de sus seres queridos es una constante, a lo largo y ancho del país. No nos asombra, pues sabemos que gran porcentaje de las cúpulas policiales y fiscalías siguen siendo ocupados por funcionarios que ocupaban los mismos asientos durante la última dictadura. No sabemos en qué condiciones están las desaparecidas, lo que sí sabemos es quienes, por acción u omisión, nos las ocultan. Esta situación nos deja en un lugar imposible de hacer avanzar judicialmente, no sólo porque la revictimización y la mentira de que se fueron por su cuenta deja archivadas las causas, sino, que de la misma manera que ocurría en la dictadura, “sin cuerpo no hay delito”. Podemos seguir pensando paralelos porque quienes cometieron aquellos crímenes de lesa humanidad, con la vuelta de la democracia se han vinculado al secuestro y explotación de personas.

Soportamos un gran dolor de tener que perder a nuestros seres queridos y tenemos que investigar nosotros, presentar pruebas, “elementos”, golpear puertas, exponernos ante violentos y mafiosos porque sea cual sea la fiscalía de turno, nada hacen. En desapariciones y asesinatos relacionados con las distintas mafias de los territorios, la impunidad es todavía peor. En este tipo de causas las familias tenemos que sacar de nuestros bolsillos y movernos para conseguir por ejemplo peritos de parte, ya que los peritos del poder judicial fallan a favor de los proxenetas, femicidas y abusadores garantizando la impunidad. Somos familias trabajadoras, de barrios humildes, que tenemos salarios devaluados y por debajo de la canasta familiar.

Ponemos en alerta a todas las familias de este país porque las desapariciones contra mujeres y niñes no va a frenar mientras siga existiendo este régimen de impunidad y estado de proxenetas. Si te matan o desapareces y no pasa nada, nadie va preso, a nadie investigan, nadie te busca. Y si se sale a reclamar que hagan su trabajo, el Estado vuelve a violentarnos, una y otra vez, la violencia contra nuestras víctimas .

Es por esto, que llamamos a todas las familias de víctimas y sobrevivientes a organizarse. No existe ninguna otra forma de conseguir encontrar a nuestros seres queridos sino es luchando.

Hoy es una gran jornada de lucha este 24 de marzo de 2024. Necesitamos fuerzas, que todas las personas, organizaciones y colectivos nos ayuden a visibilizar lo que está pasando con las causas, las desaparecidas y los feminicidios. Salgamos a las calles en todo el país, también por la aparición con vida de todas las desaparecidas en democracia. Nuestra agenda es urgente, hay compañeras desaparecidas en este mismo momento que tenemos que encontrar ya y se suman día a día.

La lucha de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo es un enorme ejemplo de lucha para nosotros, que nos ayuda a no claudicar ante el dolor. Saludamos al gran movimiento de mujeres que nos ha dado el único respaldo que hemos tenido. Las familias nos hemos puesto de pie y no vamos a aceptar más impunidad. ¿Dónde está Viviana Altamirano, Valeria López, María Cash, Fernanda Aguirre, Marita Verón, Guadalupe, Tehuel?

En democracia o en dictadura, seguimos gritando NUNCA MÁS.

“No están perdidas… son desaparecidas para ser prostituidas”. “Estamos acá porque ellas no están”.

Asamblea Nacional de Familiares de Víctimas de Femicidio, Transfemicidio y Desapariciones.

Suscribite a Política Obrera